patrimonio

El Constitucional rechaza el recurso de Victorino Alonso, condenado a dos años de prisión y a pagar 25,5 millones de euros

El empresario leonés, que sigue sin pagar los 25,5 millones de euros de indemnización, a la espera de que el juez decida si entra en la cárcel

Victorino Alonso durante su declaración en los juzgados de Huesca
Victorino Alonso juicio cueva chaves

El empresario leonés, Vitorino Alonso, ha agotado todas las vías judiciales para cumplir con la sentencia condenatoria por ordenar la destrucción del yacimiento neolítico de la Cueva de Chaves para convertir ese espacio en un pesebre que albergaba las cabras que luego él mismo cazaba en el coto de Bastarás.



La última maniobra judicial de Alonso para evitar la ejecución de la sentencia, un tanto desesperada, era el recurso de amparo presentado ante el Constitucional, tribunal que ni siquiera ha admitido a trámite dicho recurso.



Ahora será el juez el que decida si Alonso entra en prisión para cumplir los dos años de reclusión a los que fue condenado en última instancia por la Audiencia Provincial de Huesca, rebajando así los dos años y medio de la primera sentencia. La entrada en prisión se antoja difícil, ya que las penas de menos de dos años de prisión en España no terminan con el reo en la cárcel, a menos que cuente con antecedentes penales.



Tampoco el presidente de los empresarios mineros de España ha satisfecho la indemnización de 25,5 millones de euros que también recogía la sentencia. Tan solo se le ha ido reteniendo parte de su pensión de jubilación al declararse insolvente.



Fuentes de la acusación apuntan a que el Gobierno de Aragón debe aceptar en pago el coto de Bastarás, propiedad de la empresa Fimbas, al declarase esta responsable civil subsidiaria de Alonso.



Aun así, el coto no sería suficiente para cubrir los 25,5 millones de euros de la sentencia.



En todo caso, Victorino Alonso se enfrenta a otro juicio, este en la Audiencia de León, en el que el Ministerio Fiscal solicita una pena de ocho años y medio.



Si el empresario minero fuera condenado, con los antecedentes del caso de la Cueva de Chaves, sí sería obligado a cumplir en prisión la pena que decidiera el juez.

Comentarios