El curso de mosquitos y vectores vuelve a colocar a Grañén como referente mundial en estos estudios

Javier Lucientes, Judith Budiós y Carlos Sampériz
Javier Lucientes, Judith Budiós y Carlos Sampériz

Del 8 al 12 de julio la localidad monegrina de Grañén acogerá la decimoctava edición del curso de entomología y control de vectores. Una cita, referente mundial, que este año cubrió todas las vacantes en 48 hora dejando “fuera” a más de 60 personas. Como en otras ediciones el amplio trabajo de campo centrará la programación.

El mosquito tigre, la mosca negra y este año la novedad del acedes Japónicus serán los animales en los que se centrará el trabajo de los 20 alumnos.

Javier Lucientes, director del curso
corte LUCIENTES 1 MOSQUITOS 02

En concreto, el alumnado procede de Madrid, Albacete, Málaga, Mallorca, Valencia, Huesca y Zaragoza. En tan sólo dos días se completaron todas las plazas disponibles y varias personas permanecen en lista de espera por si hubiera alguna baja de última hora. En su mayoría, se trata de profesionales del ámbito de Veterinaria, Medicina, Farmacia, Biología, Ciencias Ambientales, así como técnicos de empresas de control de plagas y de administraciones públicas.

El alcalde de Grañén, Carlos Sampériz, destacaba la importancia de estos trabajos que luego son exportados a todo el mundo. Un curso que no solo ayuda a la sanidad sino también a la economía de la zona. También ha confirmado que el ayuntamiento seguirá colaborando con instalaciones y con la beca “Javier Lucientes”.

CORTE SAMPERIZ 1 MOSQUITOS 02

Entre los temas que se abordan en este Curso de Verano de la UZ, destaca el mosquito tigre y los nuevos sistemas de control de plagas. La calidad del profesorado y las sesiones prácticas de campo son las claves del éxito de esta iniciativa, como indica su director, el catedrático Javier Lucientes. El curso convierte a Grañén y a Los Monegros en referente dentro de la Entomología. Está organizado por la UZ y cuenta con la colaboración de la Comarca de Los Monegros y del Ayuntamiento de Grañén.

Ha subrayado que se trabaja de forma coordinada con todos ellos y que este servicio comarcal está sirviendo para contribuir a solucionar el problema que acarrean estas plagas tanto en Los Monegros, donde se han adherido este año 18 núcleos a la campaña, como en otros territorios cercanos. En este sentido, el profesor Javier Lucientes ha dicho que “es ejemplar lo que se hace en la provincia de Huesca con la mosca negra, coordinando actuaciones y realizando tratamientos a la vez entre territorios, porque así son más eficaces y me gustaría que esto se hiciera también en otras zonas de Aragón”. También ha dicho que “es un ejemplo modélico por lo bien que funciona el servicio de control de plagas de Monegros Servicios Medioambientales de la Comarca de Los Monegros, cuya labor ha señalado como vital para poder llevar a cabo las prácticas de campo que son clave del éxito del curso y, en particular, ha destacado la labor de la técnica del servicio, Ángela Martínez, y también en otros aspectos del curso, del técnico informático comarcal, Raúl Rivarés, reconocimiento al que se han unido los tres intervinientes en la rueda de prensa.

Respecto a la mosca negra, Lucientes ha informado que las altas temperaturas que se están registrando este verano han propiciado cierto descenso del número de especies en el Ebro, ya que, al ser una primavera poco lluviosa y un invierno de temperaturas suaves, se preveía una temporada estival complicada y, de hecho, ya se había registrado un aumento de picaduras en marzo pasado. El profesor ha señalado que la mosca negra ha ido colonizando nuestros ríos porque estos han ido cambiando, “en algunos casos para bien, porque hay menos tóxicos en el agua, pero se ha roto el equilibrio de los ríos y ya quedan pocos peces insectívoros autóctonos y, además, las aguas cada vez contienen más nutrientes”, lo que produce proliferación de algas donde cría la mosca negra.

Por lo que respecta al mosquito tigre se ha ido extendiendo geográficamente también por Aragón, desplazándose dentro de vehículos por las principales redes viarias del país, desde la costa hacia el interior. Además, cuenta con marcadas diferencias respecto a otros mosquitos como son su actividad diurna, la agresividad y preferencia por picar a las personas y la capacidad de criar en una pequeña cantidad de agua. Para Lucientes, “zonas como Monzón y Zaragoza pueden ser lugares donde posiblemente aumentará su densidad”, “viendo la experiencia de Levante, en unos 4 o 5 años o menos, dependiendo del cambio climático, en algunos puntos de Aragón habrá un problema más grande”. Lucientes ha añadido que “la gente no es consciente todavía porque no hay mucha densidad de mosquito tigre, pero cuando haya más y nos impida realizar algunas actividades, será otra cosa” y ha recordado que es un problema de salud humana y también de animales.

El contenido del curso además de estos temas, y entre otros asuntos, el estudio de plagas como mosquitos, piojos, pulgas y garrapatas. Sobre estas últimas, Lucientes ha dicho que están aumentando este verano y están colonizando algunos parques de ciudades. El curso cuenta con clases prácticas en las que los alumnos realizan trabajo de campo y otra parte teórica, que incluye sesiones de laboratorio para analizar los insectos.

Judith Budios, presidenta de la comarca, también ha alabado la unión de esfuerzos entre instituciones a la hora de sacar adelante y mantener este curso de verano. La presidenta destacó el importante papel que desempeña durante el curso y también la labor que realiza a lo largo del año el Servicio de control de mosquitos de la empresa pública Monegros Servicios Medioambientales de la Comarca de Los Monegros, que es uno de los cinco servicios públicos de estas características que existen en España, junto a tres de Cataluña y uno de Andalucía.

Comentarios