educación

El Defensor del Profesor de ANPE atendió las quejas de cinco profesores de Huesca en el último año

Problemas para dar clase o faltas de respeto son los casos más habituales

Vuelta a las aulas para los de ESO
Secundaria es el nivel en el que más quejas de profesores se producen


El Defensor del Profesor del sindicato educativo ANPE ha presentado de nuevo los datos más significativos de sus intervenciones en el último año. Como conclusión general indican que hay una preocupante estabilización en el número de casos de acoso y violencia hacia los docentes. Los datos de Aragón se elevan a 22: en Zaragoza se reportaron 17 quejas y en Huesca 5, lo que supone un 23% del total. Primaria y secundaria son los niveles con mayor porcentaje de problemas, y generalmente es por problemas para dar clase, faltas de respeto o acoso de padres.

De los 22 casos, 20 fueron en colegios públicos (91%) y dos en concertados (9%). Las principales dificultades a las que se enfrentaban los docentes que solicitaron la mediación del Defensor del profesor fueron problemas para dar clase, en el 21% de los casos (6), faltas de respeto en el 14% (4) o acoso de padres en el 10% (3). Con un 7% de incidencia (2 casos en cada uno) se presentaron problemas como amenazas de padres, presión para modificar notas, expediente disciplinario o problemas con dirección (acoso laboral).

En 7 de los casos (el 39%) se solicitó la baja; un 44%, es decir, 8 profesores, presentaban ansiedad, y un 17%, ocho casos, depresión. La actuación fue en 20 casos asesoramiento general, en 20 hubo apoyo psicológico, y en 19 asesoría jurídica telefónica. Y finalmente, el informe indica que en siete de los casos la dirección del centro no respaldó la queja, mientras que sí lo hizo en otros cuatro. Y la inspección no respaldó en tres casos.

En el total de España, más de 34.700 docentes han sido atendidos por ANPE desde la creación del servicio del Defensor del profesor. De ellos, 2.179 corresponden al curso 2017-2018, lo que supone una leve reducción del 3% en relación al número de casos del curso anterior.

Desde Aragón destacan dos tipologías de casos con los que se hemos encontrado este curso escolar. Por un lado, aquellos docentes que sufren el día a día ante situaciones conflictivas generadas por alumnos o padres, en las que llega a haber agresiones físicas, insultos y amenazas, y que por tratarse de contextos (familiares, sociales, médicos, ...), ya de por si conflictivos, se tienden a normalizar esas conductas, y a quitarle importancia.

Por otro lado, quieren sensibilizar a la sociedad hacia el apoyo que merecen y necesitan los docentes cercanos a la edad de jubilación, ya que creen que después de dedicar toda su vida a la docencia, no pueden jubilarse sintiéndose maltratados en el contexto escolar por no “dominar” las tecnologías de la información o porque, a veces, se sientan desbordados ante conductas disruptivas de determinados alumnos.

Comentarios