diócesis barbastro-monzón

El Día de la Iglesia Diocesana pretende sentar las bases de una parroquia más solidaria y sostenible

A través de internet se pueden realizar los donativos de manera rápida, una aportación puntual o a través de una suscripción periódica 

Día de la Iglesia Diocesana Barbastro
Se apela a la solidaridad en el Día de la Iglesia Diocesana en la Diócesis Barbastro-Monzón.

El Día de la Iglesia Diocesana que se celebra el 8 de noviembre este año es doblemente especial dadas las circunstancias actuales. Así lo aseguraba el Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, que destacaba la necesidad de recaudar todo lo posible para conseguir paliar los estragos de la crisis, en especial, para dar respuesta a sus parroquias y a los colectivos más desfavorecidos, en especial, los mayores.

ENTRA CORTE OBISPO DIA IGLESIA 2020

Precisamente este año, el Día de la Iglesia Diocesana, quiere extenderse en el tiempo y que vaya más allá del 8 de noviembre gracias a la solidaridad de los feligreses y de la sociedad en general. Por ello el Obispo aseguraba que este año más que nunca la Iglesia “quiere ser más solidaria que nunca en auxilio de una sociedad herida, sola y asustada…”.

Por su parte el ecónomo diocesano, José Huerva, aludía a la transparencia de la institución con las cuentas que están publicadas en la página web de la Diócesis Barbastro-Monzón y con las que “queremos mantener la Iglesia con nuestros bienes. Sabemos que cada vez hay menos gente que acude a la Iglesia y por eso tenemos que compartir con todos esta responsabilidad”.

ENTRA CORTE HUERVA DIA IGLESIA 2020

Además este año se apuesta por los donativos, en un clic. A través de internet se pueden realizar los donativos de manera rápida, una aportación puntual o a través de una suscripción periódica a favor de la Iglesia Católica.

En la rueda de prensa convocada en el Museo Diocesano, se subrayaba la voluntad de “salir en auxilio de una sociedad herida, sola, vacía, desorientada, engañada, confundida. No esperemos que otros lo hagan por nosotros. Quizá no tenemos la solución definitiva, pero juntos tenemos que intentarlo”. Para ello, como en cualquier familia, cada uno contribuye con lo que puede: con tiempo, con cualidades, conocimientos o habilidades, con oración y con apoyo económico. Así lo mostraron, con sus testimonios personales, el voluntario de Cáritas y animador de la comunidad, Ricardo Arnáiz, y el párroco de Albalate y Belver, Jairo Ruíz.

El primero lleva años aportando sus conocimientos tanto en el asesoramiento a Cáritas como, y de forma específica, a aquellas personas que necesitan ayuda frente entidades bancarias. El segundo, en cuya parroquia los jóvenes confirmandos cambiaron la ofrenda de flores por una recogida de alimentos el día del Pilar, fue uno de los sacerdotes que donó el sueldo íntegro de un mes a la campaña “Comparte”, que recaudó 20.000 para Cáritas diocesana. Sus historias son dos de las muchas que cada día genera la realidad de la iglesia en Barbastro-Monzón.

Comentarios