pirineo

El ganado deja los puertos de montaña tras el verano

Miguel Laín “Catalina” ha pasado tres meses en el refugio de pastores del puerto de Napazal, en Lizara, con 1300 ovejas

Miguel Laín "Catalina" y su hijo Miguel junto a su rebaño de ovejas
Miguel Laín "Catalina" y su hijo Miguel junto a su rebaño de ovejas

Miles de ovejas dejan los puertos de montaña durante estos días. El verano se acaba y los ganados cambian los prados del Pirineo por establos o montes en zonas más bajas. Esta semana, el pastor Miguel Laín “Catalina” se despide del refugio del puerto de Napazal, en Aragüés del Puerto, donde no ha perdido de vista a sus 1.300 ovejas desde finales de junio. Ni él ni sus perros han dejado ni a sol ni a sombra al ganado durante estos tres meses.

El pasado lunes dejaron puerto y, junto a su hijo, esbarraron el ganado en Aragüés del Puerto. Una parte de las 1.300 ovejas pasarán el resto del año en la explotación ganadera que la familia Laín tiene en Arrés y el resto, del ganadero Jesús Jurado, bajarán a Sariñena.

wer