PATRIMONIO

El Geoparque de Sobrarbe organiza un taller para construir con piedra seca

Los objetivos son favorecer el aprendizaje para la recuperación de un rico patrimonio y la conservación del paisaje agrícola

caseta de pastor
Caseta de pastor construida con piedra seca

El Geoparque de Sobrarbe organiza un taller para construir con piedra seca bajo el título "Recuperando el saber de nuestros mayores", que en esta edición se centrará en la construcción y reparación de muros. Desde este viernes hasta el 6 de julio se impartirán un total de cuatro cursos cada uno de ellos de cuatro días de duración y alternarán teoría y práctica. 

Con este taller se pretende “revitalizar y asegurar la transmisión de la técnica constructiva de la piedra seca que, en la Comarca de Sobrarbe podría remontarse a la Prehistoria”. Se trata del primer taller de estas características que se organiza en Aragón desde que a finales del año pasado la agencia cultural de la ONU anunciara la inclusión del Arte de la Construcción en piedra seca, conocimiento y técnicas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Sobrarbe-Pirineos es uno de los geoparques europeos que concentra mayor número de bienes construidos con la técnica de piedra seca, es decir, sin argamasa o conglomerado. En sus más de dos mil kilómetros cuadrados de extensión se distribuye una gran variedad de construcciones de estas características. A los centenares de kilómetros de muros de piedra hay que sumar las singulares y abundantes casetas de pastor y otros elementos (pozos de hielo, hornos de cal, arnales, pozos de agua, bancales o muros de delimitación de campos). También existen construcciones medievales en piedra seca, como puedan ser las murallas de los castillos, algunos tramos de iglesias, y parte del conjunto militar-religioso de Muro de Roda.

Proyecto mejor valorado a nivel nacional

Cabe destacar que este taller de construcción y rehabilitación en piedra seca, financiado al 90 por ciento por el Ministerio de Cultura y Deporte, fue elegido el primero entre los más de 60 proyectos presentados de todo el país, en la convocatoria de Ayudas para salvaguarda del

Patrimonio Cultural Inmaterial.

Dirigido a personas mayores de 18 años, el número de plazas se limita a un máximo de 10 personas por curso. Se trata de favorecer el aprendizaje de los fundamentos básicos de esta técnica a aquellos particulares que puedan aplicarla en su propiedad así como a los profesionales de la construcción que deseen formarse y al público en general, para consolidar esta tipología de construcción que responde a una determinada organización del paisaje agrícola que todavía perdura, pero que cayó en desuso en el siglo XX. 

Comentarios