ciencia

El glaciar de la Maladeta ha perdido dos hectáreas este año, el peor dato de su historia, según la CHE

Desde que comenzara a estudiarse en los años 90, el glaciar pirenaico ha perdido un 64% de su masa

Mediciones en el glaciar de la Maladeta
Mediciones en el glaciar de la Maladeta

Casi dos hectáreas. Esa es la superficie que el glaciar de la Maladeta ha perdido en este último año. Es uno de los peores datos registrados desde que se comenzara a estudiar en la década de los 90, según la Confederación Hidrográfica del Ebro. Desde ese año, se ha perdido un 64% de la masa glaciar y actualmente tiene 18’3 hectáreas frente a sus 50 de hace veinte años.

Los datos globales muestran una clara tendencia negativa que lo encamina hacia su desaparición, como el resto de glaciares de la cordillera. Maladeta es solo un ejemplo, ya que casi el 90% de estos prácticamente han desaparecido y, a lo sumo, a todos les quedan 50 años de vida.

En este glaciar se ha observado, además, que han aparecido gran cantidad de grietas en la parte superior, "algunas de ellas de considerable anchura y profundidad", según explicaba el informe de la CHE. "La línea de equilibrio, que separa las zonas de acumulación y ablación (pérdida), se sitúa por encima de la cota 3.200 (parte más alta del glaciar) lo que significa que el balance de masa del glaciar es negativo", añadían..

En el estudio de este glaciar se ha utilizado un método que se basa en los datos obtenidos a partir de una red de balizas instaladas en el hielo a distintas altitudes, así como de medidas topográficas sobre la superficie. Las medidas de acumulación se apoyan en sondeos en la capa de nieve con extracción continua de testigo y "pesada" directa para medir las densidades, usándose altímetros o GPS para posicionarlas lo más cerca posible de las balizas que en esa época no suelen ser visibles. Las medidas de ablación (septiembre) se realizan directamente sobre las balizas y con topografía de la superficie glaciar.