SUCESOS

El GREIM de Boltaña efectúa dos rescates en menos de 24 horas

Rescataron a un accidentado en la Brecha de Rolando y a dos personas desorientadas por la niebla en el Pico Taillón

wer
Momento del rescate 

El GREIM de Boltaña llevó a cabo dos rescates este martes, en menos de 24 horas. El primero de ellos tras recibirse un aviso sobre las 13 horas en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, informando que una persona había resultado herida cuando se encontraba escalando en el corredor Quintana en la cara oeste del Taillón y le había caído una piedra de gran tamaño que le causó una herida sangrante en la cabeza, a pesar de usar el casco.

Se dirigieron al lugar helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil en Huesca, GREIM de Boltaña y médico de 061. Tras conseguir aproximarse con la aeronave entre fuertes rachas de viento hasta la zona donde se encontraba el accidentado, consiguieron dejar a los especialistas y al médico en una zona segura, y desde allí continuaron a pie hasta el herido. Una vez localizado, el sanitario del 061 realizó las primeras atenciones médicas y dado que el accidentado podía moverse por su propio pie, se trasladaron hasta una zona donde el helicóptero pudo realizar un apoyo parcial con seguridad para trasladarle hasta el Hospital San Jorge de Huesca con posible traumatismo craneoencefálico leve.

El segundo aviso se recibió sobre las 19.30 horas. Una llamada a la central 062 de la Guardia Civil de Huesca informaba de que dos montañeros se habían desorientado cuando descendían del Pico Taillón debido a la niebla al confundir la ruta de descenso y les había sorprendido la noche. Fruto de la desorientación, llegaron hasta una zona de cortados donde se refugiaron entre piedras dado que era muy peligroso seguir progresando por ese terreno.

El personal del GREIM de Boltaña se dirigió en vehículo oficial hasta donde el terreno lo permitía y gracias a los guardas del Parque Nacional de Ordesa, que consiguieron contactar con los montañeros, se consiguió la ubicación a través de una aplicación del teléfono móvil.

Bajo unas condiciones meteorológicas pésimas, con fuerte viento, temperaturas bajo cero y en ocasiones nevando, los guardias civiles se dirigieron hacia el lugar que indicaban las coordenadas y consiguieron localizar a los montañeros sobre la media noche, con signos de hipotermia y agotamiento. Dado que las inclemencias meteorológicas podían empeorar el estado de los montañeros, se decidió emprender con ellos el descenso, perfectamente asegurados para garantizar su seguridad. Sobre las tres y cuarto de la madrugada, los especialistas llegan hasta el vehículo oficial y trasladaban a los montañeros hasta Bujaruelo, donde se encontraba su vehículo particular, dado que no tenían lesiones y había remitido la hipotermia.

wer
Comentarios