LITIGIO DE LOS BIENES 

El juez acepta el conflicto de jurisdicción presentado por la Generalitat y paraliza la devolución

El abogado del obispado , Joaquín Guerrero considera que la devolución de los bienes se mete en un nuevo laberinto de burocracia judicial

Frontal de San Hilario de Buira
Frontal de San Hilario de Buira / Heraldo de Aragón 

El magistrado del Juzgado número 1 de Barbastro ha aceptado el conflicto de jurisdicción que ha presentado la Generalitat sobre la entrega de los 111 bienes en litigio. El juez abre un periodo para que todas las partes implicadas puedan presentar alegaciones y posteriormente trasladará este caso al Tribunal de Conflictos que será quien resuelva. La decisión podría demorarse sobre diez meses y paraliza la posible ejecución de la sentencia que ordena la devolución de 111 obras al Obispado de Barbastro-Monzón. La acción impide también al obispado altoaragonés solicitar la ejecución provisional de la sentencia.    

La Generalitat de Cataluña considera que la sentencia del juez que ordena la devolución inmediata de 111 obras de arte al Obispado de Barbastro-Monzón supone "una injerencia en las competencias constitucional y estatutariamente atribuidas a la Generalitat". Requiere que se inhiba para evitar la afectación de competencias en materia de patrimonio cultural que tiene atribuidas el Gobierno.

El conflicto de jurisdicción se basa en la catalogación patrimonial de 111 obras de arte por parte de Cataluña y que el traslado a Barbastro-Monzón requiere de la desafectación de cada una de ellas conforme a lo dispuesto en el artículo 28.1 de la Ley de Patrimonio Cultural Catalán. Según la cual “los bienes catalogados propiedad de Cataluña “son imprescriptibles e inalienables”. En la sentencia reciente el juez ya indicaba que esta Ley no resulta aplicable para Barbastro-Monzón.

Nuevo laberinto de burocracia judicial 

El abogado del Obispado Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero considera que la devolución de los bienes de las parroquias del Obispado Barbastro - Monzón se mete en un nuevo laberinto de burocracia judicial con la petición de la Generalitat de Cataluña de que este caso sea juzgado por la vía contencioso-administrativa en lugar de por la civil, que es la que ha sentenciado que estos bienes, depositados en el Museo de Lleida, tienen que regresar a sus parroquias de origen.

Guerrero, que ofrecía este miércoles en Zaragoza una charla sobre el proceso judicial de las parroquias de esta diócesis es una maniobra más para retrasar el cumplimiento de la sentencia y era totalmente previsible. El letrado recuerda que ya hay antecedentes que desestimaron este cambio. Y confía, por tanto, en que no prospere. Si se llegara a aceptar, los plazos se prolongarán.

Además, la parte catalana (Museo, Obispado y Generalitat) también han pedido aclaraciones y complementos a la sentencia que, según el letrado aragonés no son necesarias.

Comentarios