TRIBUNALES 

El juicio por el crimen de Broto comenzará el 27 de mayo

La fiscalía pide una pena de prisión de 20 años para la acusada por el presunto delito de asesinato de su exnovio

Conmoción en Broto
El suceso que conmocionó a la localidad de Broto se produjo en febrero de 2020.

Un jurado popular enjuiciará en la Audiencia de Huesca a partir del próximo 27 de mayo, y a lo largo de cuatro días, el caso de la mujer acusada de provocar la muerte de su exnovio a cuchilladas en la localidad pirenaica de Broto, unos hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión por un presunto delito de asesinato con alevosía

Según consta en el escrito de señalamiento de la fecha de la vista emitido por el tribunal oscense, al que ha tenido acceso Efe, tres días antes del inicio del juicio las distintas partes personadas en la causa procederán a seleccionar a los miembros del jurado que enjuiciarán el caso.

Durante los cuatro días de duración del juicio oral, declararán la acusada, Daniela V.G., de 24 años, así como una treintena de testigos propuestos tanto por la fiscalía como por la acusación particular y la defensa, y se practicarán una docena de pruebas periciales.

En el auto de conclusión de las investigaciones, dictado el pasado mes de diciembre, la titular del Juzgado de Instrucción de Boltaña, concluyó que de las distintas pruebas practicadas, sobre las 18,00 horas del 14 de febrero de 2020, la acusada mató a su exnovio en el domicilio de éste, "sin que tuviera capacidad de defensa y provocando de manera inmediata su muerte".

Las acusaciones pública y particular se apoyan a su vez en las investigaciones realizadas por la policía judicial de la Guardia Civil para determinar que el desencadenante de la agresión fue el "ataque de furia" que le provocó a la presunta asesina la decisión de la víctima, de 28 años en el momento de los hechos, de poner fin a su relación.

El fiscal solicita para la acusada por estos hechos una condena de 20 años de prisión así como una orden de alejamiento a más de un kilómetro de los familiares de la víctima durante 10 años tras el cumplimiento de la condena e indemnizaciones por un total de 184.300 euros.

Por su parte, la acusación particular solicita una condena de 25 años de prisión al entender que concurre una agravante de parentesco dada la relación de pareja de hecho que habían mantenido la acusada y la víctima.

Solicita, además, una orden de alejamiento a más de 500 metros de los familiares de la víctima durante un periodo de 10 años tras el cumplimiento de la condena, así como el pago de indemnizaciones por un total de 239.000 euros.

El letrado de la defensa califica los hechos como un delito de lesiones en concurso con un homicidio por imprudencia en sus dos variantes, grave o menos grave, y alternativamente como un homicidio doloso.