TRIBUNALES

El juicio por los bienes se celebrará el 16 de mayo de 2019

Los letrados del Obispado de Barbastro-Monzón solicitarán la comparecencia del obispo de Lérida en el juicio

Joaquín Guerrero a la entrada de los juzgados de Barbastro
Joaquín Guerrero a la entrada de los juzgados de Barbastro / Pablo Segura 

El juicio de la demanda civil por los 111 bienes eclesiásticos de las parroquias altoaragonesas en depósito en Lérida se celebrará el 16 de mayo del próximo año, aunque es probable que el juicio se prolongue también hasta el día 17. El juez de Barbastro, Carlos Lobón, ha fijado la fecha en la vista previa celebrada este jueves en el juzgado nº1 de Barbastro.

El letrado del Obispado de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, se ha mostrado “satisfecho” porque el procedimiento judicial siga adelante, después de que el magistrado haya rechazado las peticiones de la parte del Consorcio del Museo de Lérida y del Obispado de Lérida, que planteaban que al tratarse de hechos ya juzgados, no debía continuar el proceso.

GUERRERO SATISFECHO

Joaquín Guerrero ha anunciado que va a solicitar la declaración de varios testigos en el juicio, como el obispo de Lérida, Salvador Giménez, “y personas que han intervenido directamente en este proceso”.

“Me llevo una buena impresión porque las pegas que habían puesto para que esto no continuara, han sido rechazadas, y eso es lo más importante en estos momentos”, expresaba Guerrero. “En ese aspecto estoy contento porque podemos seguir adelante, porque creo en la justicia y porque creo que tenemos argumentos sobrados para poder alcanzar que al final las parroquias tengan sus bienes”, añadía el letrado de la diócesis.

El abogado del obispado de Barbastro-Monzón ha explicado que “ya se ha presentado mucha documentación” en este proceso y que ahora se van a pedir pruebas de dictamen periciales histórico-artísticas. Además, se reclamarán documentos que no están en posesión del obispado altoaragonés, sino del Gobierno de Aragón, en el Obispado de Lérida o en el Consorcio del Museo, y que “pueden ser ilustrativos para que el juez los valore”.

GUERRERO TESTIGOS

La demanda se dirige al Obispado de Lérida y al Consorcio del Museo, órgano de gestión del centro que se ha opuesto reiteradamente a romper la situación de depósito alegando que las piezas reclamadas están protegidas por la legislación catalana.

Su objetivo es "poner fin" a un litigio que se inició en 1995, con la creación de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón que incorporaba a las parroquias de la zona oriental y que antes pertenecían a la diócesis de Lérida.

Hasta el momento, todas las sentencias eclesiásticas y civiles han dado la razón a la diócesis de Barbastro-Monzón. Según las sentencias, las obras de arte son propiedad de la diócesis altoaragonesa y se encuentran en depósito en Lérida.

Comentarios