sucesos

El jurado popular considera a Iván Pardo culpable de asesinar a Naiara

Se enfrenta a la primera pena de prisión permanente revisable en Aragón tras un veredicto por unanimidad de los miembros del jurado

Iván Pardo retirado de la sala tras la lectura del veredicto
El jurado popular ha dado su veredicto y considera a Iván Pardo culpable de asesinato / Foto EFE Javier Blasco /POOL

Poco antes de las 10 de la noche de este jueves el jurado popular daba el veredicto en el caso juzgado durante los últimos días en la Audiencia Provincial del asesinato de Naiara en el año 2017. Consideran, por unanimidad, a Iván Pardo culpable del delito de asesinato y a su hermano, Carlos Pardo, padrastro de la niña, y a su madre, Nieves Pena, abuelastra, culpables de un delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar, ya que durante el juicio ya habían quedado exonerados de la petición de "asesinato por omisión".

En su escrito, leído por la portavoz del jurado, consideran que "tuvo voluntad de matar a Naiara porque los golpes producidos en la cabeza fueron únicamente tendentes a su muerte teniendo en cuenta que el imputado tenía capacidad volitiva, intelectiva y cognitiva".

La fiscalía se mantiene en su petición de pena de prisión permanente revisable para el asesino de Naiara, también lo hacen las acusaciones particulares, la del padre biológico, Manuel Briones, y de la madre de la niña, Mariela Benítez. El primero pide además otros cinco años por malos tratos para Iván Pardo y tres años para Carlos Pardo y Nieves Pena, a quienes no acusaba el abogado de la madre de la niña.

Por su parte, la defensa de Carlos Pardo y Nieves Pena solicita que tras el veredicto de culpabilidad por el delito de malos tratos se imponga la pena en su grado mínimo, mientras que la defensa de Iván pardo solicita que no se añada el artículo que hace referencia a la ausencia de beneficios penitenciarios.

El juicio queda visto para sentencia y será ahora el magistrado Santiago Serena el encargado de redactar la misma, pudiendo ser la primera pena de prisión permanente revisable en la comunidad autónoma.