sucesos

El juzgado envía a prisión a la pareja alemana, que se saltó el control de Canfranc

Tres Guardias Civiles están de baja tras el suceso

El vehículo fugado acabó sufriendo un accidente en la A-23 a la altura de Nueno
El vehículo fugado acabó sufriendo un accidente en la A-23 a la altura de Nueno


La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Huesca ha enviado a prisión a la mujer, que era la que conducía, sin antecedentes penales, y al varón que iba de copiloto y que, según se ha comprobado, sí tiene antecedentes penales. Ambos son de nacionalidad alemana. Se trata de C. A. F. B., de 40 años, y el ocupante, T. G., de 33.

Mientras tanto, continúan las diligencias para esclarecer los motivos por los que se saltaron el control. Una de las hipótesis, sin descartarse otras, apunta a que su intención era entrar en España y tras no conseguirlo por La Junquera, decidieron hacerlo por Somport pensando que sería más fácil. C.A. F.B. ha declarado en el juzgado que no conocia la prohibución de entrar en España, que habia bebido alcohol y que se puso muy nerviosa y por eso había huido.

En la persecución, un Guardia Civil resultó herido leve cuando realizaba uno de los controles y se encuentra de baja. Otros dos agentes también están de baja por "latigazos cervicales".

Hay que recordar que efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional detenían el viernes por la tarde a dos personas tras una persecución después de saltarse un control en Canfranc. El vehículo, de matrícula alemana, era interceptado y sufría un accidente en la autovía A -23 a la altura de Nueno.
El vehículo se saltó el control que se había colocado en Canfranc para controlar la circulación y movimiento población durante el estado de alarma en el que nos encontramos y que prohíbe la entrada de extranjeros a nuestro país. El vehículo con matrícula alemana huía de las fuerzas y cuerpos de seguridad hasta Nueno donde fue interceptado por otra patrulla tras una persecución en la que participaron motoristas de la Guardia Civil de Jaca, Sabiñanigo, Huesca y Policía Nacional de Huesca. Los dos ocupantes del vehículo resultaron heridos y fueron detenidos con diversos cargos  tras haberse saltado otros tres controles que Policía Nacional realizo en Jaca en el cruce de la rotonda de la variante y los de la Guardia Civil en Hostal de Ipies y Monrepós.

Algunos testigos de la persecución explicaron que se habían producido disparos, circunstancia que la Delegación del Gobierno no confirmo pero que sí ha recogido en el expediente abierto.
Según informa Heraldo.es, los dos motoristas y un vehículo de la Benemérita siguieron detrás de él hacia el puerto de Monrepós. Ya de bajada, cerca de Arguis, el coche patrulla de Seguridad Ciudadana de Sabiñánigo se colocó delante del turismo fugado para intentar detenerlo y aunque en un principio este último redujo la velocidad, de repente aceleró y le chocó. Además, los sospechoso arrojaron a la carretera botellas y cajas desde el interior de su coche para intentar hacer caer a los motoristas.
Las peligrosas maniobra de la conductora no se quedaron allí ya que también frenó en seco para atropellar a los motoristas que le perseguían detrás. Uno de ellos consiguió esquivar la colisión saltando de la moto a tiempo y lesionándose la mano en la caída. 
Los otros dos agentes que iban en el vehículo patrulla, aunque aturdidos y con lesiones cervicales, salieron fuera. Uno de ellos hizo un tiro al aire intimidatorio, pero al ver que seguía sin detenerse, su compañero disparó dos veces a las ruedas del vehículo, reventando una de ellas, lo que logró frenar por fin el turismo y detener a sus dos ocupantes.    
Dentro del vehículo se hallaban varias maletas con distintos enseres.