economía

El mercado del automóvil sigue con cifras negativas, en lo que está siendo un mal año

Los expertos hablan de graves problemas de stock por la crisis de los chips y semiconductores

Concesionario y venta de coches
El año está siendo muy negativo para las matriculaciones de turismos y todo terrenos, para particulares y empresas


Ya ni se salva el acumulado del año. Las cifras de ventas de vehículos en la provincia de Huesca, el pasado septiembre han sido negativas, tanto con relación al año anterior, como en los nueve primeros meses del año, comparado con el mismo periodo de 2020. Las matriculaciones han caído un 32,70% en septiembre, con especial incidencia en las ventas de vehículos de empresa. Pero, además, este pasado mes, con un -1,30% de descenso, tampoco se sobrepasan las matriculaciones que hubo en el acumulado del año pasado.

En septiembre se vendieron 212 turismos y todoterrenos. Son 103 menos que en septiembre de 2020, lo que supone un -32,70%. Se vendieron 131 para particulares (43 menos), un -24,71%, y 79 para empresas (56 menos), un -41,48%.

Y en el acumulado del año, de enero a septiembre, se han matriculado 2.056 vehículos, 27 menos, un -1,30%. Hasta agosto, el acumulado se mantenía positivo (aunque las cifras no fueran satisfactorias); pero en esta ocasión ya ganan los números rojos. Los datos en Zaragoza y en Teruel también son malos.

En septiembre se matricularon en la provincia de Huesca 96 vehículos de gasolina. Es un 48,28% del total de matriculados. El descenso de ventas es de un 40,74%. Se vendieron 42 diésel, un 19,81% del total, y un -50,59% menos. Finalmente, 74 fueron híbridos o eléctricos: un 34,91% del total, y un incremento con respecto al año pasado del 8,82%.

Es destacable que en los nueve primeros meses del año, el incremento en las matriculaciones de híbridos y eléctricos se sitúa en un 86,52%.

Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, indica que las matriculaciones de septiembre han mantenido la misma tónica negativa que los dos meses anteriores. De esta manera, completan tres meses en los que se han agudizado los efectos de la crisis de los microprocesadores sobre las ventas de vehículos, particularmente sobre el canal de particulares, que cayó en España por encima del 20%. Los concesionarios siguen sin tener stock suficiente para atender la demanda. En cualquier caso, aseguran, la incertidumbre es grande, porque no hay un horizonte claro de cuándo volverá a haber coches en el mercado, lo que aboca ya a los concesionarios a repetir en este ejercicio un nivel de ventas tan bajo como en 2020.