medio ambiente

El mercurio sigue presente en las aguas del Cinca en Monzón

El informe de la CHE  habla de concentraciones elevadas en peces, aunque ya no se fabrique  el cloro con mercurio desde hace años

Río Cinca
Río Cinca a su paso por Monzón / Medio Ambiente

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha publicado su informe anual del ejercicio 2018 de la red de control de sustancias peligrosas de la cuenca del Ebro. Un año más el río Cinca, aguas abajo de Monzón, presenta concentraciones, especialmente, elevadas de mercurio, según se ha constatado en barbos, pero también en bagres y madrillas.

Alex Serrano de Ecologistas en Acción Cinca explicaba que esta concentración seguirá saliendo durante mucho tiempo aunque ya no se fabrique cloro con mercurio, ya que esta sustancia está en los sedimentos de los que se alimentan los peces. Así que en función de la muestra que se coja habrá una mayor o menor presencia.

Serrano incide en que con el paso de los años se irá diluyendo, pero que es un proceso lento. Es lo mismo que pasa con el caso del DDt , que a pesar de estar prohibida su fabricación desde hace años, todavía se detecta en menor concentración en el río Cinca en Monzón, según se recoge en las conclusiones del informe de la CHE.

La estación de Monzón se ubica en Conchel y las muestras de biota (captura de peces) y sedimentos se hizo entre agosto y octubre de 2018.

Con respecto a los sedimentos la CHE señala que la red incluye controles de mismo, donde es importante explicar que no hay establecidas Normas de Calidad Ambiental y por tanto, no hay límites máximos de concentración y sólo se destacan presencias de sustancias y de biota. Al no haber límites establecidos el objetivo es observar las tendencias. En ambos el informe destaca, un año más, la presencia de mercurio. En el caso de los peces, se ha detectado en 23 de los 24 puntos de control, con concentraciones especialmente elevadas en el Cinca/aguas abajo de Monzón (principalmente en barbos, pero también en bagres y madrillas).

Hay que recordar que la última vez que aparecieron muertos peces en el río, en una gran cantidad, fue en el año 2017, pero no era debido a ningún vertido de estas sustancias.

CHE INFORME

La Confederación Hidrográfica del Ebro (Ministerio para la Transición Ecológica -MITECO), ha publicado su informe para 2018 de la Red de Control de Sustancias Peligrosas, que se integra en las redes para el control de la calidad general de las aguas y de vigilancia para el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua respecto al buen estado químico de las masas de agua. Para ello se toman muestras y se realizan análisis en agua, sedimento y biota (peces) en una red compuesta de 24 puntos seleccionados por sus especiales presiones industriales.

En términos generales las conclusiones muestran una situación estable respecto a los últimos dos ejercicios. En el caso de la matriz agua el número de determinaciones se mantiene prácticamente en número, con 5.624 y se han incrementado las sustancias analizadas, con 63 frente a las 55 del año anterior.

El documento, que se interpreta según los criterios de la Directiva 2013/39/UE por la que se establecen Normas de Calidad Ambiental, se remite a las Comunidades Autónomas de la cuenca del Ebro y se utiliza en el Área de Calidad de Aguas de la propia Confederación para el control y seguimiento del cumplimiento de las autorizaciones de vertido.

El informe, como cada año, es accesible en su versión online en la web de la CHE, igual que todos los controles de calidad que se realizan.
Incumplimientos
Los puntos de control, los 24 mencionados, se sitúan en los tramos con mayores presiones, en los ríos Ebro, Zadorra, Ega, Arga, Jalón, Huerva, Gállego, Martín, Vero, Cinca, Isuela y Segre.
Los incumplimientos en esta red tienen en cuenta superación de concentraciones máximas admitidas expresadas en las medias anuales (para problemas de exposición a largo plazo) y superación de concentraciones máximas admitidas que muestran detecciones puntuales (mostrando problemas de exposición a corto plazo).
Además, las normas de calidad ambiental fijan esos niveles máximos para cuatro clases de sustancias: a) Peligrosas Prioritarias b) Prioritarias y otros contaminantes, c) Preferentes y d) Contaminantes específicos (que sólo se controlan en puntos con determinadas actividades que los producen).
En la matriz agua se han superado los límites de cuantificación analíticos para 27 sustancias en 710 determinaciones (un 12,6%).
De las sustancias Peligrosas Prioritarias, de hecho, no se han detectado incumplimientos de medias anuales, tan sólo tres incumplimientos puntuales por sobrepasar límites de Hexaclorociclohexano (una en el Zadorra /Vitoria-Trespuentes y dos en Gállego/ Hostal de Ipiés).
Del resto de sustancias y en lo que se refiere a superación de medias anuales, es de destacar que sólo se ha detectado un incumplimiento, tanto en sustancias Prioritarias (en este caso Níquel) como en Preferentes (en este caso Selenio), ambos en el punto Huerva/Fuente de la Junquera, en Zaragoza y además, repitiendo la situación del ejercicio 2017. No se han superado los valores máximos admisibles para las prioritarias, mientras que en el caso de las preferentes no hay valores establecidos.


Comentarios