TRIBUNALES

El obispado de Barbastro-Monzón afronta la vista previa de los bienes con plena confianza en la justicia

La cita es este jueves a las 10 horas en el Juzgado nº1 de la ciudad del Vero, donde se prevé que se fije la fecha del juicio por la demanda civil

Frontal de San Vicente de Treserra, una de las piezas reclamadas.
Frontal de San Vicente de Treserra, una de las piezas reclamadas.

La vista previa de la demanda civil presentada por el obispado de Barbastro-Monzón para tratar de recuperar los 111 bienes eclesiásticos en depósito en Lérida se celebra este jueves en el Juzgado nº1 de Barbastro a las 10 horas. La diócesis altoaragonesa afronta la vista previa con confianza en que “se haga justicia”, que los jueces les den la razón y se ejecute la sentencia.

La vista previa permite a las partes tratar cuestiones o defectos procesales y, sobre todo, presentar las pruebas a valorar posteriormente por el juez durante la celebración del juicio civil, cuya fecha se espera que se fije este jueves.

Desde la propia diócesis de Barbastro-Monzón se hizo público que el objetivo de la demanda era "poner fin" a un litigio que se inició en 1995, con la creación de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón que incorporaba a las parroquias de la zona oriental y que antes pertenecían a la diócesis de Lérida. La demanda se dirige al Obispado de Lérida y al Consorcio del Museo, órgano de gestión del centro que se ha opuesto reiteradamente a romper la situación de depósito alegando que las piezas reclamadas están protegidas por la legislación catalana.

Este procedimiento judicial dio un giro inesperado con la contestación a la demanda civil por parte del obispo de Lérida, Salvador Giménez, que aseguraba que más de ochenta de las piezas reclamadas, entre ellas las más valiosas, eran suyas. Una respuesta que contradice lo argumentado por el propio prelado en el fallido acto de conciliación entre ambas partes, en el que reconoció la propiedad aragonesa de las piezas.

Hasta el momento, todas las sentencias eclesiásticas y civiles han dado la razón a la diócesis de Barbastro-Monzón. Según las sentencias, las obras de arte son propiedad de la diócesis altoaragonesa y se encuentran en depósito en Lérida.

Por ello, el obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, confía en que “se haga justicia”. “Cuando he derivado este tema a la justicia ordinaria es porque en otros lugares no he podido recibir, no la respuesta, que nos la han dado siempre y favorable, sino la ejecución. Entonces, no solo esperamos que se pronuncien los jueces, sino que se lleve a cabo la ejecución”, expresaba el obispo de Barbastro-Monzón.

VISTA PREVIA 1

El abogado de la diócesis altoaragonesa, Joaquín Guerrero, recuerda que "esto no es un conflicto entre comunidades ni un lío entre vecinos, sino algo tan sencillo como que una persona le pide a otra que le guarde una cosa, y después no se lo quiere devolver". 

GUERRERO VISTA NOV

El Gobierno de Aragón se personó en el litigio como parte coadyuvante para colaborar con el obispado de Barbastro-Monzón, después de que este decidiera no cederle los poderes y reclamar por su cuenta en la justicia ordinaria. El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha expresado su esperanza en que los bienes regresen y se ha mostrado convencido de que la justicia les dará la razón.

LAMBAN VISTA PREVIA

Por su parte, la consejera de Educación y Cultura, Mayte Pérez, insistía en que “sabemos que los bienes son de aquí, de estas parroquias, la razón nos asiste y por lo tanto lo único que necesitamos es ese aval judicial que permita y que obligue a la devolución”.

PÉREZ AVAL JUDICIAL

Esta será la cuarta vez que el Obispado de Barbastro-Monzón recurre a la justicia. La decisión del Obispado de Barbastro-Monzón se produce 22 años después de la integración de las parroquias de la zona oriental de Aragón y tras tres sentencias del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica que reconocen la propiedad aragonesa de las piezas reclamadas. Resoluciones que fueron recurridas reiteradamente y sin éxito por el Obispado de Lérida en otras instancias vaticanas, como el Tribunal de la Rota y la Congregación de Obispos de Roma.

Una orden de devolución, por otra parte, que los sucesivos obispos de Lérida han asegurado no poder cumplir al estar los bienes incluidos en el patrimonio histórico de Cataluña y bajo la tutela del consorcio del Museo de Lérida.

Las piezas fueron catalogadas por la Generalitat en 1999 y posteriormente por el Gobierno aragonés, iniciativa que llevó al Ejecutivo catalán a recurrir el proceso ante los tribunales de justicia. La catalogación aragonesa fue aceptada por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y confirmada por el Tribunal Supremo, para el que los bienes reclamados se encuentran en Lérida con carácter provisional, a título de depósito y no de propiedad.

Comentarios