SUCESOS 

La muerte del matrimonio octogenario de Barbastro fue violencia de género

La Guardia Civil determina tras ocho meses de investigación que el octogenario mató a su esposa y después se quitó la vida

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local de Barbastro, la noche del domingo, ante el edificio en el que aparecieron los ancianos / José Luis Pano (Heraldo)
La Guardia Civil y la Policía Local frente al edificio en el que vivía el matrimonio / José Luis Pano (Heraldo)

La investigación por la muerte de dos ancianos octogenarios de Barbastro cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida en diciembre de 2018 ha concluido que se trata de un caso de violencia de género. Todo apunta así a que el hombre mató a la mujer y después se quitó la vida. La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Barbastro se reúne este sábado a las 10 horas a raíz de las conclusiones de la investigación sobre la muerte del matrimonio barbastrense.

Según la Guardia Civil durante la investigación "se han procesado cientos de indicios", que llevarían a la conclusión de que en principio en el suceso no hubo participación de terceras personas ajenas al matrimonio.

Este caso se produjo en diciembre de 2018, cuando la Guardia Civil de Huesca dio comienzo a la operación Senesbar, tras descubrise los cuerpos de las víctimas en su domicilio con evidentes signos de violencia, un caso que creó gran consternación en la ciudad del Vero.

Con el inicio de la operación daba comienzo una compleja investigación que se ha prolongado durante ocho meses, dirigida por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca. Ha tenido especial relevancia la actuación del Laboratorio de Criminalística y el Equipo de Delitos contra las Personas de la misma Comandancia.

Para el proceso de investigación, señalan desde la Guardia Civil, se ha contado con la colaboración de los mejores especialistas del Departamento de Biología y Química y del Equipo Central de Inspecciones Oculares del Servicio de Criminalística Central de la Guardia Civil en Madrid, especializados en la recogida de indicios de escenas especialmente complejas, contando también con la asistencia del Servicio de Análisis de Conducta Delictiva.

Los cuerpos de Felipe Moreno, de 89 años, y de su esposa, Lidia Salinas, de 83, fueron encontrados el 16 de diciembre por un hijo de este matrimonio residente en Barbastro cuando fue a visitarlos. Ambos cadáveres presentaban heridas de cortes en el cuello.

Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Dos de Barbastro, competente en este asunto desde el inicio de la investigación.

Comentarios