gastronomía

El pabellón de hielo de Jaca, preparado para la gran fiesta de la trufa en la provincia

La 12ª edición de Trufa-te ofrecerá 12.000 tapas maridadas con música de dj y exhibiciones de patinaje, curling o hockey

Trufa-te Binéfar
Trufa-te se celebra de manera itinerante por la provincia y, en esta edición, recala en Jaca por segunda vez

La 12ª edición de Trufa-te se inaugura este viernes a las 19 horas. El pabellón de hielo es el escenario elegido para repartir las 12.000 tapas elaboradas por once restaurantes de la comarca. De los fogones de trufa-te saldrán más de una decena de propuestas distintas cuyo denominador común es la presencia de la trufa negra en sus recetas. Entre los alicientes de esta cita se encuentra el precio por el que el público podrá degustar los platos elaborados con trufa negra: por 2’5 euros, el público podrá degustar dos tapas y agua, cerveza o vino. Entre las propuestas de los once restauradores habrá entrantes, segundos platos y también postres, todo amenizado por música en directo y con exhibiciones en la pista de patinaje, curling o hockey y venta de trufa fresca en el mismo espacio.

Un arroz cremoso, una hamburguesa, parfait de chocolate o un café con leche que no es lo que parece, son algunos de los once platos diferentes, todos trufados, que otros tantos
establecimientos de la Jacetania preparan de cara a este viernes 8 de febrero. Será a partir de las 19 horas en el Palacio de Hielo de Jaca que hace cerca de una década se estrenaba en una de las primeras ediciones de esta cita itinerante “también como un espacio perfecto para eventos sociales”.

Es lo que señalaba Juan Manuel Ramón, el alcalde de Jaca, que destacaba que en este tiempo se ha pasado de una Jacetania donde se comenzaba con la truficultura a “ya ser capaces de generar la trufa diaria que necesitan los restaurantes pero también toda la trufa que se consuma en trufa-te”.
La jornada está organizada por la Diputación Provincial de Huesca en colaboración con el Ayuntamiento de Jaca y la Asociación de recolectores y cultivadores de la trufa de Aragón y la implicación de las asociaciones de empresarios.

En la presentación de trufa-te, la responsable provincial, María Rodrigo, se refería ya al sector trufero como un valor añadido a la agricultura tradicional, “convertido en una verdadera economía complementaria para muchas familias” que luego llega en forma de producto de consumo a la hostelería y a la mesa de las casas. Aunque son doce años de trufa-te, “se cumplen dos décadas desde que la Diputación comenzó a recuperar un producto propio de la provincia e iniciar el proceso hacia lo que se intuía podía ser un revulsivo para muchos pueblos”, decía.

Tras una buena campaña trufera y coincidiendo con la recta final de la recolección, once
restaurantes, que en esta edición no solo son de Jaca sino también de otros puntos de la
Jacetania, serán los encargados de transformar en ricas tapas en color, olor y texturas los 12 kilos de la conocida como Tuber melanosporum.

Debido a su característico sabor, la trufa negra de Huesca marida con cualquier otro alimento, y eso es lo que quieren mostrar los establecimientos participantes con sus recetas cuyo denominador común es la presencia de la trufa negra. Y como en la variedad está el gusto, los chefs quieren sorprender con una variada carta que, como ha afirmando Pepe Pérez, vocal e Acomseja, “tiene cabida en multitud de combinaciones, desde entrantes, carnes o pescados hasta los postres”.

Esta fiesta en torno a la trufa negra incluirá exhibiciones de patinaje, curling o hockey por los clubes jacetanos, además de contar con música en directo durante toda la velada del 8 de febrero. Y las actividades relacionas con la trufa se prolongarán hasta el 17 de febrero de la mano de Acomseja con menús en los restaurantes asociados, charlas técnicas y degustación de las propuestas que ya se han habrán ofrecido en el Palacio de Hielo.

Trufa-te es el gran escaparate de la trufa negra altoaragonesa y como tal se podrá también adquirir trufa fresca al detalle en el punto de venta que tendrá habilitado la Asociación de cultivadores y recolectores de trufa de Aragón. El presidente de los truficultores, David Royo, se ha mostrado satisfecho de los avances que se han conseguido para popularizar la trufa, “antes era un producto de exportación y donde se estaba produciendo no se conocía, y estas citas no solo tienen un beneficio directo económicamente sino un sentimiento de arraigo del producto a la zona”.

Huesca fue la primera parada de este recorrido itinerante, que en los años siguientes
conquistó a ciudades como Barbastro y Jaca, hasta llegar a Aínsa y Graus, donde decidió tomar la calle, antes de llenar recintos de gran capacidad de Tamarite de Litera, Sabiñánigo, Binéfar o Monzón y regresar de nuevo a la Jacetania.

Comentarios