comarcas

El Plan de Vialidad Invernal, un esfuerzo imprescindible en la zona norte de la provincia

Con 122 trabajadores, cuenta con sectores en Jaca, Graus, Barbastro, Fraga y Huesca, realizando tratamientos preventivos y curativos en las carreteras

El Plan de Vialidad Invernal cuenta incluso con acuerdos con ayuntamientos, los cuales permiten informar del estado de las carreteras
El Plan de Vialidad Invernal cuenta incluso con acuerdos con ayuntamientos, los cuales permiten informar del estado de las carreteras

El programa de vialidad invernal del Gobierno de Aragón resulta fundamental año tras año en la provincia de Huesca. Una zona en la que existen diversas carreteras en las que la nieve y el hielo producen incidentes que requieren de una intervención rápida y eficaz. En total, son 122 trabajadores los que trabajan en los sectores de Jaca, Graus, Barbastro, Fraga y Huesca.

Más allá de ello, varios de esos cuentan con diversas subsedes como es el caso de Jaca, que cuenta con una en Formigal y otra en Ansó. También Graus, con subsedes en Aínsa, Bielsa y Benasque. Todos los sectores, de forma fundamental, están compuestos por un conductor de quitanieves y un peón como mínimo, a los que se suman en algunos casos capataces y mecánicos en la zona norte. Cada sector cuenta además con un celador y un ingeniero, junto a tres nivólogos y un experto en aludes que confluyen por todas las zonas.

Ana Pardo, directora provincial de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda
PARDO 1 VIALIDAD 24

Las labores que llevan a cabo tienen que ver con un tratamiento preventivo y un tratamiento curativo que permitan dejar las carreteras en condiciones óptimas para una circulación mínimamente peligrosa, trabajando desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde e incorporando servicios de urgencia para resolver el mayor de los problemas posibles.

En ese sentido, la directora provincial de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, explicaba que algunas de las carreteras que más incidencias suelen acumular son las encontradas en la zona norte. A partir de 1.300 y 1.500 metros de altura, algunas de estas son la del acceso al Balneario de Panticosa, al Portalet o la pradera de Ordesa, en las que se trabaja de forma ardua con máquinas quitanieves y esparcidores de sal, al igual que en el resto.

En ocasiones, llegar a todos los puntos es altamente complicado, siendo este uno de los motivos principales por los que cuentan con acuerdos con otras entidades como los ayuntamientos, a quienes les ofrecen un servicio fundamental de conocimiento del estado de sus carreteras.

También con la Diputación Provincial de Huesca y diversas entidades privadas que dan servicio en horario nocturno para adelantar un trabajo que, como cada año, ha de ser muy cuidado y bien realizado para evitar el máximo de incidentes posibles en la provincia.