ENERGIA 

El proyecto de un gran parque fotovoltaico entre Jaca y Sabiñánigo se estudiará en órganos participativos

Las primeras estimaciones hablan de uno de los cinco parques más grandes de España

parque fotovoltaico Espuéndolas Val Ancha
El proyecto se extendería por territorio de varias localidades del entorno de la llamada Val Ancha, entre Jaca y Sabiñánigo

Todavía es un proyecto incipiente, pero empresas promotoras de parques fotovoltaicos han solicitado información a los ayuntamientos de Jaca y Sabiñánigo y se han puesto en contacto con propietarios particulares para sondear la disponibilidad de compra de cientos de hectáreas en el entorno de Espuéndolas, Gracionepel (término municipal de Jaca) y Pardinilla y Larrés (t.m. Sabiñánigo).

La Asociación de vecinos de Espuéndolas, localidad perteneciente al municipio de Jaca, ha manifestado su rechazo al proyecto. Hablan de un proyecto que, por sus dimensiones, “convertiría las energías renovables en insostenibles”. Aluden al impacto paisajístico y a la colonización de las hectáreas de cultivo, necesarias para que los habitantes del territorio se mantengan o lleguen nuevos habitantes”, explica Carlos Avellana. Este vecino de Espuéndolas que ejerce de portavoz de la asociación, pide al Ayuntamiento de Jaca que regule estas instalaciones como lo ha hecho con la distancia mínima entre granjas de cerdos.

El Ayuntamiento de Jaca ha comenzado a estudiar el asunto. Tras una solicitud al consistorio, la empresa Sunco Solar Power S.L. reunió con el alcalde y el técnico de urbanismo a finales del mes de diciembre. Pidieron información sobre cientos de hectáreas y “de acuerdo con el PGOU conocieron que eran terrenos no urbanizables y por lo tanto que no existía impedimento para destinarlos a la instalación de plazas solares”, explica el alcalde, Juan Manuel Ramón. “No ha habido ningún otro movimiento, pero yo solicité información al ayuntamiento de Sabiñánigo, al alcalde de Gracionepel y me reuní con los vecinos de Espuéndolas”. Si continúa, este proyecto deberá pasar trámites con otras administraciones, como la evaluación de Impacto Ambiental, añade, “pero por el momento lo que vamos a hacer es tratarlo en la Comisión de Medio Ambiente y llevarlo al Consejo de Medio Ambiente, Emergencia Climática y Sostenibilidad”, creado el pasado mes de enero y con representación de asociaciones, grupos municipales, técnicos o sindicatos.

Al igual que en Jaca, en Sabiñánigo no hay ningún proyecto en firme pero el Ayuntamiento también ha recibido una petición formal de información por parte de varias empresas, explica su alcaldesa, Berta Fernández. Se observó que en principio no hay impedimento legal. Se trató en la Comisión de Urbanismo y se recabó información sobre este tipo de instalaciones.