pirineo

El pueblo deshabitado de Esco celebra su XXII Encuentro “porque está expropiado, pero no queremos que se olvide”

Esco fue expropiado por la construcción del pantano de Yesa. Antiguos vecinos y descendientes llevan más de 20 años celebrando este encuentro

Restos del pueblo de Esco
Restos del pueblo de Esco

Esco fue abandonado mayoritariamente en los años 60 al verse afectado por la construcción del pantano de Yesa, que anegó sus mejores tierras. En la actualidad viven solamente tres personas que se dedican al pastoreo de ganado lanar. Desde hace más de 20 años, antiguos vecinos y descendientes del pueblo comenzaron a reunirse para volver a las que fueron sus casas durante una jornada de hermanamiento. Este sábado 4 de mayo la Asociación Pro Reconstrucción de Esco volverá a reunirse en el XXII Encuentro de vecinos.

Han preparado una jornada que comenzará en la ermita de la Virgen de las Viñas a las 10 horas. Tars la misa habrá un aperitivo ofrecido por la Asociación y a las 13 horas se realizará un homenaje a Belén Boloqui Larraya, doctora en Historia del Arte y, hasta su jubilación, catedrática del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza. Belén Boloqui ha sido siempre un firme valedora del patrimonio. Fue una de las fundadoras de APUDEPA, Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, y desde la Asociación explican que ha sido y es defensora del ramal norte del Camino de Santiago que atraviesa Esco, pidiendo la implicación del Gobierno de Aragón para evitar que este trazado desaparezca.

Tras el homenaje a Belén Boloqui Larraya habrá una comida de alforja en una carpa que instalan en las eras del pueblo, actuará la Rondalla de la Casa de Aragón en Navarra y habrá juegos infantiles y chocolatada.
Lourdes Bronte es una de las que nació en Esco. Asegura que ven difícil la reversión de sus antiguas viviendas porque sus antepasados firmaron voluntariamente la expropiación pero no se resigna a que el nombre de su pueblo, Esco, caiga en el olvido. 

Comentarios