tormenta 

El rayo que rompió un tejado en Capdesaso cayó cuando dormían en el edificio 17 temporeras

El rayo, que entró por el circuito eléctrico del centro de día, reventó el tejado.#

Tormenta Capdesaso
El rayo cayó en el albergue de Capdesaso cuando dormían 17 temporeras/ HERALDO DE ARAGÓN

La noche del pasado sábado un rayo provocó importantes daños estructurales en un edificio municipal utilizado como albergue en el que estaban alojadas 17 mujeres, según informa Heraldo de Aragón.

El alcalde del municipio de Capdesaso, Clemente Jaime, señalaba este lunes que “al final, todo se quedó en un tremendo susto aunque hubiera podido acabar en desgracia. Hemos tenido mucha suerte”, afirmaba. Las 17 mujeres que se encontraban en el edificio trabajan como temporeras en los invernaderos creados en la localidad y por fortuna, salieron ilesas.

El rayo entró por el circuito eléctrico del edificio y tras un breve recorrido, salió por la antena de la televisión, provocando un gran agujero en el tejado. Aunque en un principio fuentes municipales señalaron que no había nadie en el edificio el momento en que cayó el rayo, después se ha sabido que estaba ocupado, como ha confirmado el alcalde de la localidad.

"Oímos un fuerte ruido y salimos corriendo; el susto fue tremendo", explicaba Tanta, una de las temporeras afectadas, a las que el suceso, que tuvo lugar sobre las 23.00, les sorprendió durmiendo. Toda una suerte. De hecho, el rayo entró por el circuito eléctrico y en su recorrido, afectó a dos cajas de luz situadas en el amplio salón y desde allí, salió hacia el tejado, sin llegar a las habitaciones ubicadas en la parte posterior del edificio.

Tan solo media hora antes varias de las mujeres compartían tareas y charla en el salón, donde la fuerza del rayo abrió la escayola, llegando a desprenderse parte de una pared y del techo. Además, una de de las cajas de luz se incendió, un fuego que fue sofocado por el propio alcalde que acudió de inmediato tras ser alertado por las trabajadoras. "Por fortuna, llegué enseguida y el fuego era pequeño, lo que me permitió apagarlo con un extintor", señalaba Jaime.

Las 17 mujeres fueron realojadas en otra instalación municipal adaptada también como albergue, las antiguas escuelas, ante la creciente demanda. De hecho, la localidad, de tan solo 160 habitantes, reúne a unos 80 temporeros entre marzo y diciembre, en su mayoría mujeres procedentes de países del este que trabajan en los numerosos invernaderos creados en la zona por la empresa Planasa Viveros.

Además del agujero del tejado, que ya está siendo reparado por una empresa local, será necesario cambiar toda la instalación eléctrica del antiguo centro de día y además, varios electrodomésticos.
El rayo también provocó afecciones en otras muchas viviendas, que se quedaron sin luz y teléfono fijo, así como en el alumbrado público, ya que fundió once farolas.

Comentarios