SANIDAD

El SALUD suma más medidas de mejora para los médicos de familia

Se va a incrementar la plantilla en aquellos centros de salud con mayor número de tarjetas sanitarias

centro de salud
La media de tarjetas sanitarias de los médicos aragoneses es de 1.164, por debajo de la media nacional

El SALUD suma más medidas de mejora para los médicos de familia

El SALUD continúa reforzando la Atención Primaria en la comunidad, un nivel asistencial cuya plantilla se ha incrementado ya en esta legislatura con 37 nuevas plazas de médico de familia. Una apuesta que ahora se complementa con una batería de medidas para mejorar la prestación de los servicios de estos facultativos en los centros de Atención Primaria aragoneses. Medidas que pasan tanto por incrementar aún más las plantillas en los centros con más usuarios como en facilitar la posibilidad a los profesionales que lo deseen de aumentar sus jornadas con el correspondiente aumento retributivo.

De este modo, se va a incrementar la plantilla de facultativos en aquellos centros con un mayor número de tarjetas sanitarias (TIS), con el fin de no superar la media de 1.600 TIS por médico. Los nuevos profesionales asumirían el exceso de las correspondientes tarjetas sanitarias de sus compañeros.

Cabe recordar, no obstante, que la media de tarjetas sanitarias de los médicos aragoneses es de 1.164, por debajo de la media nacional, que se sitúa en 1.367. Así, solo el 12% de los facultativos en Aragón supera las 1.600 tarjetas sanitarias asignadas.

Esta medida sigue la senda emprendida ya a lo largo de esta legislatura, en la que se ha incrementado la plantilla de médicos de familia en los centros con mayor carga de trabajo con 37 nuevos facultativos, distribuidos por toda la comunidad. Además del personal médico también se han realizado contrataciones de profesionales de enfermería, fisioterapeutas, pediatras, técnicos superiores de higiene bucodental y auxiliares administrativos. La contratación de este personal, que ha supuesto más de 2,5 millones de euros, ha permitido, por una parte la disminución del número de pacientes en cada consulta y, por otra, la cobertura de las ausencias por bajas, vacaciones y permisos, reduciendo la carga de los profesionales del centro.

Asimismo, otra de las medidas será la utilización del reconocimiento del complemento específico B para que, en periodos temporales concretos y con carácter de voluntariedad, los profesionales puedan hacer sesiones adicionales, en el turno que habitualmente no realicen (los de turnos de mañana en jornadas de tarde y a la inversa, hasta un máximo de 150 horas anuales).

Estas jornadas adicionales se utilizarían para la consulta de los casos programados más complejos y que requieran una mayor dedicación (polimedicados, enfermos crónicos complejos, consultas monográficas, cirugía menor ambulatoria, etc.). El coste de un complemento específico B completo (150 horas) es de 10.279 euros al año.

Además, se va a poner en funcionamiento dos grupos de trabajo específicos, con el objeto de optimizar los recursos sanitarios existentes en los centros de salud. El primero tiene como objetivo analizar las cargas de trabajo de los profesionales médicos, su distribución temporal y los mecanismos de cobertura de sustituciones y descansos.

El segundo está destinado a analizar el reparto de funciones entre los profesionales de las diferentes categorías existentes en los centros de salud, con la finalidad de mejorar la distribución de las cargas de trabajo, tanto sanitarias como no sanitarias.
Estas medidas van encaminadas a disminuir la presión asistencial de los profesionales, lo que redundará en una mayor satisfacción con el trabajo que realizan y supondrá una mejor atención a los ciudadanos.

Comentarios