carreteras

El tramo de la A-23 de Lanave vuelve a los planes de inversión del Estado

Hace más de una década que se frenó en seco este proyecto, que ahora podría conseguir 2 millones de euros para retomarlo

Tráfico muy lento entre Sabiñánigo y Hostal de Ipiés este domingo
Los 7 km entre Lanave y Sabiñánigo son el "cuello de botella" de la A-23, donde se producen atascos en los días de mayor tráfico

En el borrador de los Presupuestos Generales del Estado aparecen 2 millones de euros para licitar el único tramo de la A-23 pendiente antes de llegar a Jaca. Esta partida, de aprobarse los Presupuestos, sería sólo el principio, pero desbloquearía un asunto encallado desde hace más de una década, cuando se paralizaron los planes de obras para estos siete kilómetros entre Lanave y Sabiñánigo sur.

La alcaldesa de Sabiñánigo habla de una “excelente noticia, no sólo para Sabiñánigo sino para todo el Altoaragón”. Berta Fernández se había reunido con el director general de Carreteras del Ministerio para reivindicar la obra y “es uno de los compromisos que adquirió con nosotros el pasado mes de enero en Madrid”, explica.

CORTE Berta Fernández, alcaldesa de Sabiñánigo (en ftp Sabiñánigo)

Todavía con las cautelas de unos Presupuestos que todavía no están aprobados, Fernández ve cada vez más cerca el final de la A-23. El borrador suma 11 millones de euros para la variante de Sabiñánigo, que está en obras con previsión de finalización en 2023. Son los dos únicos tramos pendientes para acabar la A-23 hasta Jaca. El tramo que no aparece en el borrador de Presupuestos Generales del Estado es el de la variante de Jaca, pendiente de resolución judicial.