ENCUESTA A+M PARA HERALDO

Elecciones municipales: PSOE y PP aguantarían en sus feudos aragoneses, pero en la mayoría tendrían que pactar

Los socialistas crecerían en los grandes municipios de la Comunidad y se distanciarían en la mayoría del resto de partidos

El mes de mayo será clave en este año nuevo
Las elecciones del próximo 26 de mayo centran la atención a falta de unos días

La tendencia al alza que PSOE y Ciudadanos tuvieron en las elecciones generales del 28 de abril se mantendría para las municipales en las principales localidades de la Comunidad, mientras que el PP cedería terreno por la presión de Cs y Vox pero mantendría la presencia y la hegemonía en sus feudos tradicionales. Los socialistas repetirían mayoría absoluta en Ejea y los populares en Tarazona, mientras que estarían muy abiertas en Calatayud, Utebo, Alcañiz, Monzón, Jaca, Fraga y en menor medida Barbastro, según la encuesta de intención de voto realizada por A+M para HERALDO DE ARAGÓN.

Los socialistas volverían a ganar las elecciones municipales en Monzón con una amplia ventaja sobre todos sus adversarios, pero la izquierda podría tener dificultades para sumar una mayoría de gobierno, dado que Podemos no tiene asegurada la representación y Cambiar Monzón perdería uno de sus tres concejales, por lo que el PP podría buscar sumar con Ciudadanos y con el PAR una alternativa a la izquierda que lidera el histórico dirigente del PSOE Álvaro Burrell.

Monzón: el PSOE ganaría pero la izquierda podría no sumar

Los socialistas volverían a ganar las elecciones municipales en Monzón con una amplia ventaja sobre todos sus adversarios, pero la izquierda podría tener dificultades para sumar una mayoría de gobierno, dado que Podemos no tiene asegurada la representación y Cambiar Monzón perdería uno de sus tres concejales, por lo que el PP podría buscar sumar con Ciudadanos y con el PAR una alternativa a la izquierda que lidera el histórico dirigente del PSOE Álvaro Burrell.

Barbastro: los socialistas, a la espera de que Cambiar pueda mantener su edil

El PSOE, liderado por otros de sus dirigentes históricos y actual alcalde, Antonio Cosculluela, mantendría prácticamente sus porcentajes de voto, pero podría perder un concejal o no sumar mayoría absoluta con Cambiar Barbastro, por lo que tendría que buscar un pacto con Ciudadanos o con el PAR para retener el gobierno municipal. El PP, pese a un ligero retroceso, tendría alguna opción de negociar con Cs y PAR, y sus posibilidades podrían aumentar si se confirmase la entrada de Vox.

Fraga: la alcaldía más reñida y el mapa municipal más fragmentado

El PSOE y el PP repetirían casi los mismos porcentaje de voto que hace cuatro años, aunque ambos podrían perder uno de sus concejales. Los socialistas estarían pendientes de Podemos y de Cambiar Fraga, que tienen su representación municipal en el aire tras la ruptura y la presentación de listas separadas, y de Compromiso por Fraga, una escisión del PSOE que logró un concejal en 2015. El PP tendría más dificultades, porque necesitaría a Cs, PAR y a Compromiso para poder gobernar.

Jaca: el PSOE podría aguantar la alcaldía con un pacto de izquierdas

El PSOE mejoraría sus resultados de hace cuatro años en términos porcentuales e incluso podría aumentar su representación a siete concejales, lo que le permitiría mantener la alcaldía de Jaca con un pacto de izquierdas, ya que sumaría mayoría absoluta con CHA y con Podemos, que crecería a costa de Cambiar Jaca, partido que desaparece del escenario municipal. El retroceso del PP daría entrada a Ciudadanos como segundo partido, mientras que el PAR se mantendría con dos ediles.

Claves de la situación en el conjunto de los principales municipios aragoneses

La entrada en juego de PAR y CHA, con más fuerza de la prevista inicialmente al no haber participado en los comicios nacionales, sacude el escenario político y abren la combinación para las alcaldías de diez de las localidades más habitadas de Aragón, sin contar con las tres capitales de provincia. De hecho, los aragonesistas seguirían teniendo la hegemonía en Cuarte (Zaragoza), a gran distancia de los demás, por lo que incluso podrían dirigir el consistorio aunque no tuviera mayoría absoluta y tendrían la llave para formar gobierno en varios de estos municipios, mientras que CHA podría inclinar la balanza a la izquierda o centroizquierda en Utebo, Calatayud y Jaca.

Por su parte, Podemos-Equo y las confluencias (lideradas por IU) se disputarían prácticamente el mismo espacio electoral que compartieron hace cuatro años. Los podemistas entrarían con fuerza en Tarazona desplazando a sus antiguos compañeros, y pasaría lo mismo en Alcañiz y Utebo, entre otras.

El PP tendría como rival a Ciudadanos, que le podría vencer en Utebo y está casi empatado en Jaca. Los populares ganarían en Calatayud, pero necesitarían el voto de Cs para mantener la alcaldía y tal vez también el del PAR. Por su parte, Vox tendría opciones de lograr concejales en Utebo, Cuarte, Jaca, Monzón y Barbastro. Los de Abascal aparecen con expectativas, pero tendrían muy difícil lograr los porcentajes del 28-A.

Además, el PP deberá contar con todos los partidos del centroderecha para retener alcaldías, como Calatayud o Alcañiz entre otras. Siempre y cuando el PAR no optara por otras combinaciones en esos dos municipios y en otros como Monzón, Jaca o Barbastro.

Los partidos de izquierdas podrían sumar mayorías para gobernar en Utebo, Monzón, Jaca, Barbastro y Fraga, donde se da una de las mayores fragmentaciones políticas del mapa municipal aragonés. Pese a su mejoría en Calatayud, el PSOE tendría que negociar con Ciudadanos y con el PAR para dar la vuelta a la situación y arrebatar la alcaldía del PP. Opción que tiene ahora más posibilidades que hace unos meses por el contexto político nacional.

Por su parte, Cs podría dar el sorpaso en Utebo y quedar por encima del PP, al que también se acerca en Jaca, y Monzón, pero no en el resto de municipios.

Comentarios