estaciones de esquí

Empresas y entes públicos cercanos a las estaciones valoran con alivio la supresión del impuesto del cable

Desaparece así un impuesto que nunca se ha llegado a recaudar y que estimaba ingresos a las arcas públicas de entre 1,5 y 2 millones de euros

Esquiadores en la estación de Aramón Cerler
Esquiadores en la estación de Aramón Cerler

El impuesto mediambiental sobre las instalaciones de transporte por cable se creó en 2005 para gravar el uso de monte público por los remontes de las estaciones de esquí. Las Cortes acaban de aprobar su eliminación definitiva tras una legislatura en la que ha estado en suspenso. El Gobierno PSOE-CHA lo recuperó tras la anulación del gobierno del PP Luisa Fernanda Rudi. Las propias estaciones y las empresas del sector turístico en sus zonas de influencia valoran de forma de forma “positiva” y con “alivio” que las Cortes hayan aprobado suprimir este impuesto que nunca se había llegado a aplicar pero que “amenazaba” la cuenta de explotación de las estaciones.

Es lo que dice Luis Terrén, presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón. El ATVA representa los intereses conjuntos de empresas y ayuntamientos de la zona. A esta asociación pertenecen también las estaciones de esquí de Astún y Candanchú. Terrén explica que el hecho de que el impuesto estuviera en suspenso “no daba mucha tranquilidad porque en cualquier momento se podía recuperar e incluso reclamar años anteriores”. Esta anulación definitiva es lo que ya da “tranquilidad”, explica Terrén.

Para el alcalde de Villanúa y presidente de esta asociación las empresas propietarias de las estaciones se enfrentan a cuentas de explotación con muchos gastos. “En las temporadas buenas es probablemente un negocio aceptable pero en las malas son pérdidas constantes”, por ello auguraba una afección directa entre el impuesto y la pérdida de inversiones y puestos de trabajo.

De cara a futuro Luis Terrén habla de la necesidad de una apuesta clara por el sector. “Cada vez tiene más competencia a nivel nacional e internacional y tenemos que apostar por ello”. Recuerda que este año se ha visto hasta qué punto afecta la temporada de nieve al empleo, con unos 400 empleos menos en el valle el pasado mes de diciembre respecto al mismo mes del año anterior. Son los números que contabilizaba el presidente de esta asociación a comienzos de año. A su juicio, el sector necesita nuevas inversiones que deberían comenzar por la unión física de las estaciones.

Comentarios