salud pública

Noviembre registra en 17 días un tercio de las muertes por covid de toda la pandemia

Del total de 300 fallecidos, en noviembre se han registrado 98

Una furgoneta de tanatorio sale de las dependencias del Hospital San Jorge de Huesca
Una furgoneta de tanatorio saliendo de las dependencias del Hospital San Jorge de Huesca

Desde el pasado mes de marzo y hasta el 17 de noviembre, han fallecido en la provincia de Huesca un total de 300 personas afectadas por covid-19. Los meses de noviembre (en tan solo 17 días) y abril son los que más decesos han tenido, con 98 y 71 respectivamente. Las tres zonas básicas de salud de Huesca capital suman 66 muertes en toda la pandemia (43 de ellos pertenecen al centro de salud Santo Grial, la zona más afectada de toda la pandemia). En Sabiñánigo ha habido 30, en Barbastro 23, en Jaca y Monzón Urbana 21 fallecidos en cada una, en Binéfar 17, en Fraga 16, y en Biescas o en Huesca Rural, 14.

La segunda ola de coronavirus está resultando mucho más letal, con incrementos constantes. Mientras que en mayo hubo seis fallecidos, en junio tres y en julio nueve más, las cifras no han dejado de crecer. En agosto hubo 29 muertes, en septiembre fueron 21, en octubre 39 y en poco más de una quincena de noviembre, se han producido 98.

En lo que llevamos de noviembre, las zonas más afectadas están siendo Monzón Urbana y Jaca, con 16 fallecidos cada una, en Grañén hay 13, en Barbastro 12, en Binéfar 7 o en Almudévar 5.

Octubre ya había sido un mes especialmente duro para localidades como Huesca, donde hubo 12 fallecidos más otros seis en Huesca Rural, y Barbastro, donde hubo nueve.

En las residencias de mayores empieza a repetirse el mismo patrón que durante la primera ola. Allí aumenta la mortalidad y, según ha podido conocer esta redacción, al menos 30 ancianos han fallecido en residencias desde el pasado septiembre. La más castigada en estos momentos en la Riosol de Monzón, donde se han producido 17 decesos.

Salvador Serrado es concejal de la residencia
SERRADO 1 RIOSOL 18

En Barbastro se contabilizaba al menos una religiosa fallecida en las Siervas de María; en la residencia "Los Monegros" de Grañén al menos dos; en la residencia Valle de Ésera de Campo han fallecido cinco internos que padecían la covid-19 y en la Saturnino López Novoa de Huesca, al menos diez ancianos. Esta última residencia sufrió un brote el pasado septiembre que dejaba aproximadamente 80 positivos de sus 158 internos.

Otras fueron más castigadas al inicio de la pandemia: hablamos de la residencia de Los Olivos, ubicada en la capital oscense, donde murieron entre 18 y 20 residentes. En la "Alto Gállego" de Sabiñánigo fallecieron 26 personas y en "La Conchada" de Biescas, diez. También se contabilizó un fallecido en la residencia de Castejón de Sos. Además, el pasado agosto se registraron tres fallecidos en la residencia Vitalia de Chimillas. 


Comentarios