PATRIMONIO

En marcha la reivindicación de Montearagón como 'Panteón Real'

Desde este jueves y hasta el sábado, el recorrido lleva a los participantes desde el castillo hasta la estatua del Batallador en el parque de Zaragoza

Quicena
San Pedro el Viejo también ha sido una de las paradas de los participantes


Reivindicar la condición de Panteón Real de la Casa de Aragón del castillo de Montearagón, es la iniciativa que se ha puesto en marcha desde el ayuntamiento de Quicena. Una de las acciones está teniendo lugar estos días,  hasta el sábado, en una ruta que ha comenzado con una ofrenda en el castillo y que finalizará  con otra ofrenda, esta vez en la estatua del Batallador de Zaragoza.


Acaba de comenzar la ruta y ya han hecho su primera parada en San Pedro el Viejo actual reposo de Alfonso I El Batallador . Continúan viaje hacia Almudévar, Zuera para llegar el sábado a Zaragoza donde se llevará a cabo un acto de homenaje a los reyes de Aragón y al Panteón Real de Montearagón.
La organización de la PODOACTIVA MEDIEVAL TRAIL MONTEARAGON realiza este acto deportivo y patrimonial, con el fin de reivindicar el Castillo de Montearagón como Panteón Real de la Casa Aragón, condición que comparte con los monasterios de San Juan de la Peña, San Pedro el Viejo y Santa María de Sijena.

Panteones Reales

Los dos primeros albergan los restos de los Reyes Ramiro I, Sancho Ramírez y Pedro I en el caso de San Juan de la Peña, y de Alfonso I y Ramiro II en el caso de San Pedro el Viejo. Santa María de Sijena albergó los restos de Pedro II y de doña Sancha, hasta la guerra civil en que fue asaltado, profanado y destruido por completo los restos. En el caso del Castillo de Montearagón, fue en el año 1843 cuando, ante la inminente desamortización de Mendizábal, se produjo la exhumación de los restos tanto de Alfonso el Batallador como de los infantes y otros miembros de la familia Real que allí descansaban y se procedió al traslado de los mismos en primer término a la Iglesia de San Vicente el Real (La Compañía) y muy poco después a su actual ubicación, en San Pedro el Viejo, donde se inhumaron definitivamente.

Por todo esto, desde el Ayuntamiento de Quicena, Podoactiva, la Asociación de Amigos de Montearagón, Unesco Deporte Aragón y Club Deportivo A Ixena, tomaron la iniciativa de reivindicar esta condición, aprovechando la circunstancia de la celebración del 900 aniversario de la entrada de Alfonso el Batallador en Saraqusta, la Zaragoza almorávide. Fue el propio Alfonso I, el Batallador, el que elevó al Castillo de Montearagón, entonces Monasterio y Capilla Real, a la condición de Panteón Real, durante más de siete siglos: en concreto, durante 709 años aproximadamente, desde su muerte en 1134 hasta 1843 en que se produjo el traslado antes mencionado.



Comentarios