tribunales

En prisión sin fianza el hombre acuchillado por su expareja en Pueyo de Santa Cruz

Tras pedir el alta en el Hospital de Barbastro, la Juez celebraba  una vista urgente en la que tomaba declaración al hombre herido por su expareja

Juzgado
Llegada al Juzgado de un coche de la Guardia Civil donde habría llegado la mujer hace una semana / Sucesos

La Juez titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Monzón decretaba el ingreso en prisión sin fianza del hombre que resultaba acuchillado por su expareja, el pasado 25 de junio en Pueyo de Santa Cruz. En la vista, celebrada este jueves, una vez recuperado de la herida sufrida, la Juez estimaba la argumentación del abogado de la mujer, Javier Vilarrubí, quien apelaba a la defensa propia para justificar la lesión causada al hombre que allanaba su casa e iniciaba una agresión física a su defendida.

De esta forma, la Juez adoptaba, como medida cautelar, el ingreso en prisión sin fianza mientras se realiza la instrucción y la mujer, que se encuentra en tratamiento psicológico, queda salvaguardada del hombre que reconocía en el Juzgado la versión defendida por su expareja.

La Juez tiene que dirimir el presunto delito de lesiones por la cuchillada a su expareja y, por otra parte, sobre la denuncia presentada por la mujer por allanamiento y los golpes y amenazas recibidos por el hombre, presentada por Vilarrubí en nombre de su defendida.

Cabe recordar que la Juez ya decretaba hace una semana la libertad de la mujer con la obligación de comparecer ante la sala, mientras se instruye el delito de lesiones que se le imputaba.

El abogado de la mujer agradecía, en ese momento, la comprensión de la Juez hacia su defendida al entender y valorar la situación traumática por la que había pasado en la noche de los hechos. Vilarrubí señalaba que su defendida no tenía intención de matarle como se demostraría en el hecho que el cuchillo con un filo de 21 centímetros sólo lo introdujera en 5 centímetros, siendo claramente una acción defensiva.

El abogado ya anunciaba la presentación, por parte de su defendida, de una denuncia por allanamiento, golpes y amenazas.

Vilarrubí espera que no haga falta abrir juicio oral contra su defendida y que el juicio se abra contra su expareja por estos delitos.

El inicio de esta historia hay que buscarlo en la madrugada del sábado, día 23 de junio, cuando su pareja, que tras ser operado en el Miguel Servet de Zaragoza se recuperaba en la UCI del Hospital de Barbastro de su herida, allanaba el domicilio de la vecina de Pueyo con el ánimo de golpearla. Al final, se calmaba y se marchaba de la casa. El domingo decidía presentar una denuncia por allanamiento de morada y amenazas, sin mencionar la relación sentimental, que llevaría a establecer unas medidas cautelares de alejamiento de 200 metros y de no comunicarse.

Al día siguiente, el lunes día 25 de junio, la pareja se saltaba la orden y volvía a allanar el domicilio golpeando a la mujer, que en defensa propia le clavaba un cuchillo, y lograba salir a la calle perseguida por el herido hasta caer desplomado, tras ser empujado por un vecino que ayudaba a la mujer.

A raíz del suceso, se conocía que la mujer había mantenido con anterioridad una relación con el hermano del herido y que está cumpliendo prisión por una condena de violencia de género en su persona.

Además, el herido, en su comparecencia del domingo ante el juez, reconocía la relación sentimental, según el abogado de la defensa de la mujer, y confesaba que acababa de cumplir una condena de 6 años en Perú por un delito de tráfico de drogas, cuestión que se va a comprobar porque este antecedente no consta en España.

Cabe recordar que Pueyo de Santa Cruz es un pueblo muy pequeño junto a Monzón que veía perturbada su habitual tranquilidad por este suceso.

Comentarios