CENTENARIO

Ercros en “Hoy por Hoy Huesca” ha reafirmado su aumento de la producción

La fábrica de Sabiñánigo ha tenido una fuerte actividad en innovación y tecnología, con el desarrollo y registro de varias patentes propias

Ercros HXH
Roberto Iglesias, Jesús Lasierra, Elena Simón y Luis Gállego en la Biblioteca de Ercros

Con motivo de los 100 años de la planta de Ercros en Sabiñánigo el programa Hoy por Hoy Huesca ha estado en la biblioteca de la factoría para hablar de sus orígenes, pero sobretodo de las apuestas que el grupo está realizando para garantizar su futuro en la ciudad serrablesa.

Ercros celebrará el centenario de su fábrica de Sabiñánigo el sábado 26 de mayo. El acto contará con la presencia de los presidentes de Aragón, Javier Lambán y de este grupo industrial Antonio Zabalza.

La matriz de la actual planta es Energía e Industrias Aragonesas sociedad constituida el 7 de abril 1.918 en Barcelona, que tiene su antecedente en la Compañía Catalana de Productos Químicos en Badalona, de capital francés, productora de clorato sódico que se exportaba sobre todo al país galo durante la primera Guerra Mundial. Al concluir este conflicto bélico, establece un acuerdo con Aguas de Panticosa, por el que adquiere una serie de concesiones hidráulicas que le permiten construir su primer salto en Biescas, del que se abastecería la factoría de Sabiñánigo

En la actualidad cuenta con una plantilla de 210 trabajadores. Siendo su facturación el año pasado de 107,23 millones de euros y la producción en 2017 de 185.000 toneladas. La exportación se sitúa en el 58% de las ventas, mayoritariamente a países europeos.

En el programa han intervenido Luis Gállego, director de la fábrica serrablesa, en la que trabajaron también su padre y abuelo. Elena Simón, jefa de servicio del departamento de tecnología de esta planta y trabaja en Ercros desde 1999 y Roberto Iglesias, ex trabajador del grupo Ercros que ha sido una de las firmas invitadas del libro del Centenario en el que narra sus vivencias y recuerdos de su paso por la empresa.

El director ha comentado que se está ya trabajando en el futuro con diversas inversiones y mejoras con nuevos productos. En conjunto, las actuaciones que se están llevando a cabo entre 2016 y 2020, habrán aumentado la capacidad de producción total de la fábrica de Sabiñánigo en un 17 % y habrán supuesto una inversión de 30,3 millones de euros. Este importe viene a sumarse a los 30 millones de euros invertidos en la ciudad serrablesa en la última década.

Un departamento destacado es el de tecnología cuya jefa de servicio, ha recordado lo que supuso el cambio de tecnología en la producción de cloro, para seguir la normativa europea.
“Ello ha obligado a los fabricantes europeos, como Ercros, a acometer un cambio de tecnología en las plantas electrolíticas en favor de la tecnología de membrana, que está calificada como mejor tecnología disponible («MTD»), o bien a cerrar sus instalaciones.”

Gállego ha precisado que “en el caso de Ercros, esta prohibición supuso el cierre de dos plantas y, para compensar la capacidad perdida y mantener la rentabilidad del negocio, a ampliaba la capacidad de otras dos plantas, una de ellas la de Sabiñánigo”.

Para los trabajadores supuso una seguridad en el empleo, al conseguir, “el adelantarse ocho años a la fecha límite impuesta, la fábrica serrablesa acometió ya en 2009 el cambio de tecnología en su planta de electrólisis de cloro-potasa y en 2017 ha acometido la construcción de una nueva planta de electrólisis de cloro-sosa y de otra nueva planta de ácido clorhídrico, que es uno de los principales derivados del cloro”.


Instalaciones de Ercros Sabiñánigo

Para la fábrica de Sabiñánigo estas inversiones han significado un fortalecimiento de su estructura productiva y la han hecho más integrada, “ya que permiten por un lado disponer de sosa cáustica, que hasta ahora se traía de otra fábrica del grupo y que utiliza como materia prima para la fabricación de tabletas para el tratamiento de aguas de piscina; y por el otro aumentar la producción de ácido clorhídrico, que hasta ahora solo se destinaba a consumo interno y con la nueva inversión también comercializa”, ha comentado en el programa el director.

La mayor disponibilidad de cloro y sosa, y la fuerte demanda del mercado, también ha propiciado la ampliación de la capacidad de la planta de tabletas para el tratamiento de aguas de piscina, actualmente en ejecución. Ercros es el primer fabricante europeo de esta gama de productos.

Con referencia a las principales actuaciones, Elena Simón, hacía referencia a la nueva planta de electrólisis de cloro-sosa que entró en funcionamiento el 8 de febrero de este año. “Ha incrementado la capacidad de producción de cloro en 15.000 toneladas por año, que representa un 50% más de la capacidad anterior hasta las 45.000 toneladas año”.

Ercros ha adaptado la planta de electrólisis de cloro-potasa para que pueda fabricar indistintamente cloro-potasa o cloro-sosa, para aprovechar el excelente momento que está viviendo la sosa cáustica, que en lo que va de año ha aumentado su precio en un 75% adicional a la escalada de precio que ya vivió en 2017. La adaptación de la planta se llevó a cabo el proceso en el primer cuatrimestre de este año. Entró en funcionamiento el 13 de abril de 2018 y ha aumentado la capacidad de producción de sosa en 34.000 toneladas por año.

El 3 de abril de este año entraba en servicio una nueva planta de ácido clorhídrico que fue construida entre 2016 y 2017. Esta acción supone aumentar la capacidad de producción de ácido clorhídrico en 18.250 tonelada por año lo que representa un 180% más de la capacidad anterior, hasta las 28.000 toneladas anuales.

En la adaptación al nuevo mercado se ha acometido la ampliación de la planta de tabletas para el tratamiento del agua de piscinas, que está previsto poner en marcha para el año 2019.
De cara a la producción de tabletas suponen 7.000 toneladas anuales con un 33% más de la capacidad anterior hasta las 28.000 por año. Llevan nuevos aditivos incorporados mediante la aplicación de la nanotecnología. De tal forma que, además de cumplir con su función de desinfectante del agua, las nuevas tabletas pueden llevar microencapsulado repelente de insectos o fragancias.

Gállego y Simón en el transcurso del programa han manifestado que “a lo largo de su historia la fábrica de Sabiñánigo ha mantenido una fuerte actividad en materia de innovación y tecnología, con el desarrollo y registro de varias patentes propias”.

En la actualidad, las líneas de trabajo están centradas “en la mejora de los productos actuales para dotarlos de mayor valor añadido y que estén bien adaptados a las nuevas demandas del mercado y en la mejora de los procesos de producción para reducir el impacto medioambiental generado por la actividad industrial y avanzarse a las legislaciones más exigentes” ha precisado la jefa de servicio del departamento de tecnología.

Roberto Iglesias, se incorporaba con 23 años, una vez finalizados sus estudios de ingeniería electrónica industrial en la Universidad Laboral de Éibar, a la desaparecida EIASA. Ha recordado anécdotas y experiencias en su incorporación a la división hidroeléctrica, para atender las centrales del Pirineo, “pasando meses aislados en el Balneario de Panticosa, y moviéndose en el medio según las necesidades de la fabricación que demandaban los químicos, para controlar la producción de electricidad”.

El alcalde, Jesús Lasierra, que se ha incorporado al final del programa provincial de Radio Huesca, ha reiterado “el camino abierto en su día para que Sabiñánigo iniciara su andadura industrial y que ahora siga apostando por la localidad y trabajando en nuevas tecnologías y productos”.

Comentarios