INFRAESTRUCTURAS

Es fundamental escuchar la voz del territorio cuando se habla de comunicaciones

La jornada sobre infraestructuras sentaba las bases para crear un lobby territorial sobre modelo de comunicaciones

INFRA BNB
La jornada, celebrada en Benabarre,  abordaban diferentes cuestiones relacionadas con las vías de comunicación 

Era una de las conclusiones a las que llegaban a los representantes de las principales administraciones, entidades y organismos, de Aragón, Cataluña, e incluso los Alpes, que de una u otra forma están implicadas con el territorio y la vertebración del mismo a través de las vías de comunicación, que participaban, este viernes, en Benabarre en una jornada en la que se hablaba de los retos y las oportunidades de las infraestructuras del Pirineo central. Las gentes del territorio podían conocer la visión que se tiene de esta cuestión a distintos niveles, y, por su parte, desde las diferentes administraciones escuchar las inquietudes de quienes viven en los pueblos. La jornada estaba organizada por DPH y esMontañas en colaboración con el Ayuntamiento.

Se concluía con la intención de crear un lobby territorial que sea altavoz de la región pirenaica para exigir a las administraciones competentes en comunicaciones que se atiendan los planteamientos de la población en el modelo de comunicaciones (tanto carreteras como vías ferroviarias) que necesita el medio rural.

La jornada se estructuraba en tres mesas redondas en las que se hablaba de la permeabilidad de los macizos montañosos, la N-230 y las grandes infraestructuras en el mundo local.

Este foro, que se celebraba por primera vez, mostraba su voluntad de continuidad a través de la creación de un lobby territorial como altavoz único a todas las necesidades y afecciones comunes a estas zonas de montaña pirenaicas para poder trasladar de manera unánime la importancia de conciliar el desarrollo de comunicaciones que necesita un país con la necesidad de un medio rural vivo, vertebrado y articulado.

El presidente de la DPH, Miguel Gracia, destacaba la posibilidad, que ofrecías la jornada de intercambiar impresiones y opinar sobre la afección que las vías de comunicación pueden generar en el territorio.

Miguel Gracia, presidente de la DPH

Por su parte, Frances Boya, presidente de esMontañas, señalaba que el reto es que los pueblos no se conviertan sólo en territorio de paso sino que sepan conservar aquello que les representa como sociedad.

Frances Boya, presidente de esMontañas
Infra Bnb
La jornada atraía a numeroso público

La parlamentaria europea Inés Ayala, miembro de la comisión de transporte ty turismo, indicaba que es fundamental conocer las dificultades, que en materia de comunicaciones, se aprecian desde el territorio con objeto conseguir el desarrollo sin perturbar la calidad de vida que ofertan los pueblos.

Ayala ponía como ejemplo el macizo alpino, con vías rápidas que no impacten ni en la convivencia ni en el territorio, tratando de alcanzar un equilibrio entre éstas y las vías tradicionales con el fin de no disminuir los atractivos del territorio y sirviendo de lucha contra la despoblación.

Inés Ayala, parlamentaria europea

En cuanto a la N-230, que se ponía sobre la mesa como eje estructurante para el territorio, Gracia, como alcalde Arén señalaba que no se opone a una vía rápida  Lérida y Toulousse a no ser que no se complete. Apostaba por la A-14 hasta Benabarre y, desde allí, una vía rápida. 

En esa misma línea se manifestaba Boya con una vía rápida que tenga la capacidad de superar la zona de montaña con túneles que supongan un menos impacto ambiental que el proyecto que maneja el Ministerio de Fomento.

Comentarios