ANETO

‘Estábamos en el sitio equivocado, en el momento equivocado y colgamos la foto equivocada’

Los autores de la foto viral de la cruz del Aneto acudían este martes a la Guardia Civil de Benasque con pruebas de su inocencia

Gerard Subirá. Aneto
Momentos antes de superar el paso de Mahoma. Al fondo es visible la cruz pintada de amarillo. Foto G.S

Gerard Subirá, montañero y guía de montaña, y Carla Vigo, montañera, han vivido, desde el lunes, una situación que no imaginaban como consecuencia del revuelo que se generó al colgar una fotografía de la cruz del Aneto pintada de amarillo. Lo que pretendía ser un día de montaña, disfrutando de la ascensión al Aneto, acabó convirtiéndose en una situación incómoda, amenazas incluidas, que les ha obligado a dejar claro que ellos sólo hicieron las fotos pero no son los autores de los actos vandálicos. De hecho, el martes, pasaron casi cuatro horas en el cuartel de la Guardia Civil de Benasque presentando pruebas para demostrar que no son los culpables.

Gerard Subirá explicaba que ese día el objetivo era hacer cumbre en el Aneto, por la ruta del refugio de Coronas, junto con su novia, otra pareja y Carla. El día era muy frío y dos de los componentes del grupo se quedaron en el collado, su novia, se quedó en la antecima porque tenía las manos y los pies helados junto con las mochilas de Gerard y Carla que fueron los únicos que llegaron a la cumbre.

Gerard Subirá

Pasaron unos 3-4’, hicieron algunas fotos y un vídeo e iniciaron el descenso. Fue ya en Benasque, comiendo, cuando colgaron la foto. A los 10’ recibieron la primera llamada que les hizo caer en la cuenta del color amarillo de la cruz y fueron conscientes del error que habían cometido al colgar la imagen. Poco después, comenzaron a llegar amenazas a través de sus redes sociales. A Carla, explicaba Gerard, incluso llegaron a llamarla al teléfono de casa.

Ese mismo lunes por la tarde acudieron a los Mossos de Escuadra en Pont de Suert para que les indicaran cómo tenían que actuar y, este martes, acudieron a la Guardia Civil de Benasque, donde pasaron cerca de cuatro horas, mostrando todas las pruebas de su inocencia, entre otras, el GPS, fotos entrando, tanto en la antecima como en el paso de Mahoma, en las cuales se ve al fondo la cruz de amarillo o la ropa que llevaban ese día. La Guardia Civil, añadía Subirá, cotejaron todos los horarios de las fotos y el GPS, lo miraron todo con detalle.

Desde el lunes, decía, estamos dado explicaciones, no tenemos ningún problema en contar la verdad, decía el montañero, que reconocía que se encontraron en el sitio equivocado, en el momento equivocado y colgaron la foto equivocada. Insistía en que es contrario a todo este tipo de acciones porque él en una cima lo que quiere es disfrutar y estar tranquilo.

Gerard Subirá. Aneto 2
Otro momento de la ascensión del grupo
Gerard Subirá

Su testimonio también ha sido importante para la investigación que se está llevando a cabo y aunque al subir sólo divisaron unos frontales pero más próximos al pico Tempestades y al bajar sólo se cruzaron con dos excursionistas, espera que más pronto que tarde se pueda dar con los autores de esta acción.

Comentarios