pirineo

Fallece una montañera en el ascenso al Pico Infiernos

Se desprendió un bloque de piedra del que estaba agarraba mientras trepaba, precipitándose unos 200 metros

Vista del Pico Infiernos desde el Garmo Negro, con los ibones de Pandiellos en sus faldas
Vista de los Infiernos desde el Garmo Negro, con los ibones de Pondiellos en sus faldas

Una montañera guipuzkoana de 49 años fallecía este miércoles, 6 de octubre, mientras ascendía al Pico Infiernos junto a su compañero, que resultaba ileso. Al parecer ambos montañeros se encontraban ascendiendo al Pico Infierno desde el Ibón de Pondiellos. En la trepada, a la mujer se le desprendió un bloque de piedra y se precipitó unos 200 metros. El aviso del accidente se recibió a través de 112 cuando una persona comunicó que se encontraba en el Garmo Negro y estaba escuchando unos gritos pidiendo auxilio. La accidentada tenía lesiones incompatibles con la vida y el sanitario del 061 sólo pudo confirmar el fallecimiento.

Sobre las 14’40 horas del día 6 de octubre se recibió un aviso en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, dimanante del 112 SOS Aragón, informando que una persona que se encontraba en las inmediaciones del Pico Garmo Negro estaba escuchando a una persona pedir auxilio en una pared cercana en el ascenso al Pico Infierno desde el Ibón de Pondiellos.
Se dirigieron al lugar un helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil de Huesca, EREIM de Panticosa y sanitario del 061, que tras llegar a la zona del aviso realizaron labores de búsqueda de la persona que solicitaba auxilio, hasta que finalmente se localizó a una persona inmóvil en la base de una pared de piedra y a otra persona enriscada a unos 100 metros de altura.

Debido a las fuertes rachas de viento el helicóptero tuvo que dejar a los especialistas y sanitario en los ibones de Pondiellos y desde allí a pie hasta acceder al lugar donde se encontraba la persona accidentada, donde el sanitario del 061 únicamente pudo certificar el fallecimiento de la misma, al sufrir lesiones incompatibles con la vida.

Tras ascender hasta donde se encontraba la persona enriscada y conseguir descenderla del lugar con seguridad, se le llevó hasta un lugar donde pudo ser recogido por el helicóptero, para posteriormente comenzar el descenso de la camilla hasta donde pudo ser recogida por la aeronave y evacuada hasta Panticosa, donde un coche funerario traslado el cadáver hasta el depósito de Jaca a la espera de autopsia.

Otro complicado rescate a dos escaladores enriscados en Riglos
Por otra parte el personal del EREIM de Huesca realizó un rescate en la madrugada del día 6, tras recibir un aviso a través del 112 SOS Aragón, informando que dos ciudadanos Belgas se encontraban enriscados en la vía Currucuclillo en el Mallo Frechín de los Mallos de Riglos, cuando descendían la referida vía y en uno de los rápeles se les atascaron las cuerdas y no podían continuar bajando, informando que se encontraban bien pero que debido a la caída de la noche las temperaturas habían bajado y tenían frio y había fuertes vientos en la zona.

wer

Los especialistas del EREIM de Huesca se dirigieron en vehículo hasta el lugar y después a pie cargados con el material de rescate ascendieron a pie hasta la cima del Mallo Frechín donde procedieron a instalar cuerdas para descender hasta los escaladores, una vez se ubicó a ambos escaladores en dos puntos diferentes de la pared, teniendo que instalar un pasamanos para reunirlos en un mismo punto. Tras asegurar a los escaladores, comenzaron el descenso mediante cinco largos de rapel con la dificultad que ofrecía la oscuridad y los fuertes vientos consiguiendo llegar hasta la base de la pared a las tres de la madrugada. Los rescatados son dos ciudadanos belgas de 42 y 38 años que resultaron ilesos.