SUCESOS

Fin de semana con once rescates en el Pirineo aragonés sin consecuencias graves

Lesiones de tobillo o rodilla, indisposiciones o deshidratación eran las razones más frecuentes de las intervenciones de los especialistas

Rescate

Los equipos de rescate de la Guardia Civil han tenido, de nuevo, un fin de semana atareado con hasta once intervenciones en distintos puntos del Pirineo aragonés. Por fortuna no había que lamentar daños personales graves en ninguna de las intervenciones, aunque sí lesiones de tobillo o de rodilla, indisposiciones o deshidratación de deportistas a título individual o que participaban en alguna de las pruebas de la Gran Trail Aneto- Posets.

En la jornada de este domingo se desarrollaban dos rescates. En primer lugar, una barranquista de 33 años vecina de Corbera de Llobregat (Barcelona) que sufrió una luxación de hombro en el barranco de Eriste, en el término municipal de Sahún y que fue trasladada al hospital de Barbastro. En segundo lugar, un montañero se encontraba indispuesto en las proximidades del pico Bachimaña y no podía continuar, por lo que acudieron EREIM Panticosa y helicóptero de la Guardia Civil con base en Huesca y médico del 061. Al cierre de esta edición no había más datos sobre esta intervención.

Sin embargo, la jornada más complicada fue la del sábado con cinco intervenciones. Un barranquista de 39 años vecino de Madrid se lesionó un tobillo en el barranco de Sorrosal, en Broto. Tuvo que ser evacuado con ciclo de grúa y trasladado en helicóptero a Boltaña y de allí al hospital de Barbastro.

Poco más tarde, hubo dos avisos de participantes en pruebas deportivas. Por un lado, un vecino de Huesca de 44 años se vio indispuesto en la zona del Pico Estibafreda, t.m. Benasque, así que fue trasladado en helicóptero a Benasque y desde allí al centro de salud de esa localidad con síntomas de agotamiento y deshidratación. El siguiente aviso fue ya por la tarde, y con los mismos síntomas. Un vecino de Gijón de 65 años tenía síntomas de agotamiento y deshidratación por lo que se solicitaba su evacuación desde el barranco Rinero (Benasque). Fue trasladado al centro médico donde se le aportó hidratación para que se recuperara.

El cuarto aviso fue de una persona que se desmayó en el barranco Rinero y que no podía continuar. La unidad Aérea llegó a una zona con desnivel totalmente tupida de pinos de grandes dimensiones, por la que discurre un sendero, por lo que la localización de la persona desde el aire resultaba imposible, tras varios barridos a poca altura y varios estacionarios no se consiguió localizar a la persona, ya sobre las 22 horas los pilotos aterrizaron en un pequeño claro y se decidió preparar la grúa y realizar un último intento para extraer al montañero en caso de localizarlo.

Uno de los especialistas se colocó con la puerta abierta fuera de la aeronave, tras varios estacionarios consiguen ver unas luces paradas, momento en que tras apurar al máximo las copas de los arboles pueden observar una manta térmica y se deciden a realizar un ciclo de grúa, descendiendo a un especialista unos 35 metros en una zona condinada del bosque, llegando a tocar las ramas de los arboles, una vez en el suelo se confirma que se trata de la persona a auxiliar, que se encontraba semiinconsciente y no se podía mover, con ayuda de varias personas que se encontraban con el montañero se le coloca un arnés de evacuación y es porteado unos metros hasta un punto donde se podía realizar el ciclo de grúa. Se consigue izar al auxiliado hasta el helicóptero con un especialista y se dirigen a la helisuperficie de Benasque, finalizando el rescate ya completamente de noche a las 22'20 horas. El rescatado es un vecino de Huesca de 53 años que es trasladado al centro de salud de Benasque. 

El último aviso se recibió a las 21'30 horas, indicando que había dos senderistas ilesos pero enriscados en la zona del glaciar de Monteperdido en t.m. de Bielsa. Debido a que el helicóptero se encontraba en el anterior rescate  y la falta de horas de luz hacía imposible realizar a posteriori el rescate, por lo que personal del GREIM de Boltaña se ponen en contacto con los montañeros, dado que tienen agua, comida y ropa de abrigo y que no se esperaban bajas temperaturas durante la noche, los montañeros permanecen en el lugar donde se encontraban hasta que se pudiera acudir a la mañana siguiente. A las 07'00 horas personal del GREIM de Boltaña con helicóptero con base en Benasque se dirigen a las coordenadas facilitadas por los montañeros, siendo localizados sobre una repisa, realizando los pilotos un apoyo parcial y extrayéndolos del lugar, dejándolos en un prado del blacón de Pineta desde donde continuarian su marcha dado que estaban en perfectas condiciones.  Se trata de dos vecinos de Mataró (Barcelona) de 47 y 43 años.

El pasado viernes fue también intenso porque se llevaron a cabo cuatro rescates, el primero de ellos se inició tras recibirse una llamada del 112 Sos Aragón, en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, informando que un barranquista se había lesionado en una pierna cuando descendía el barranco Miraval Superior, t.m. de Tella-Sin. Se le trasladó hasta la helisuperficie de Boltaña y de allí al centro de salud de Aínsa. Se trata de un ciudadano belga de 51 años.

El segundo aviso se recibió sobre las 13'50 horas, indicando que un menor de 16 años se había lesionado una rodilla cuando descendía caminando el barranco de Batanes en el GR-11, t.m. de Boltaña. Tras localizar al menor el sanitario determina que puede sufrir un esguince de rodilla y es evacuado en el helicóptero a Panticosa y desde allí en ambulancia al Hospital de Jaca.

Sobre las 17'30 horas un nuevo aviso avisaba de que un barranquista había sufrido una caída por un tobogán natural en el barranco Barbaruens, t.m. de Seira y al tocar fondo se había lesionado un tobillo. Una vez se localiza al herido y debido a lo estrecho de la zona de rescate se procede a realizar un ciclo de grúa, extrayendo del lugar al barranquista que es atendido por el médico en la misma aeronave y es trasladado a Benasque y de allí al Hospital de Barbastro. El accidentado es un vecino de Madrid de 30 años.

El último aviso se recibió a las 21'30 horas, indicando que un senderista se había enriscado en la zona del Barranco de los Molinasos, tm. de Benasque y no podía continuar. Se dirigieron al lugar GREIM y helicóptero de la Guardia Civil con base en Benasque, una vez localizado al enriscado y con una maniobra rápida debido a las pocos minutos de luz, se recoge al senderista y es trasladado hasta la helisuperficie de Benasque ileso. Se trata de un vecino de Irún de 40 años.

Comentarios