COMUNICACIONES

Fomento realiza pruebas técnicas en el tramo de la A-23 entre el alto de Monrepós y Caldearenas

Este tramo podría ponerse en servicio en próximas fechas, mientras que el resto lo harían durante la primavera

Autovía A-23 Caldearenas Lanave puerto Monrepós
Primer tramo Caldearenas- Lanave que se puso en funcionamiento de la autovía A-23 en el puerto de Monrepós

La transformación de la N-330 en el puerto de Monrepós en la A-23 es una de las obras más destacadas que se están ejecutando en la actualidad en la provincia. El tramo entre el alto de Monrepós y Caldearenas está actualmente en pruebas técnicas, lo que significa que las actuaciones han terminado y que se está realizando el diagnóstico final para ponerla en funcionamiento en próximas fechas. El resto de tramos que se encuentran en ejecución están “muy avanzados”, en palabras del diputado en el Congreso Gonzalo Palacín, que indica que se pondrán en marcha durante la primavera.

PALACIN 1 MONREPOS 13

El pasado mes de julio entró en funcionamiento el primer tramo de esta conversión de 4,5 km entre Caldearenas y Lanave. Los ocho kilómetros restantes entre Caldearenas y Lanave concluirán este año, así como el tramo Congosto del Isuela- Arguis que se pondrá en servicio en primavera, según la previsión del Gobierno. Se trata de una arteria fundamental como principal acceso al Pirineo central. Por ese motivo, el Ministerio de Fomento ha incrementado la ejecución presupuestaria para agilizar los plazos al máximo posible.

PALACIN 2 MONREPOS 13

Los tramos Congosto del Isuela- Arguis y Alto del Monrepós- Caldearenas tienen un presupuesto de 187 millones de euros entre los proyectos y ejecuciones de ambos tramos. El proyecto del tramo Nueno- Arguis es el que lleva las obras más lentas, pero aún así la intención del Ministerio de Fomento es agilizarlas para poner en funcionamiento cuanto antes la A-23. 

Al mismo tiempo se trabaja en la planificación de un viaducto de 70 metros de longitud que, mediante dos vanos de 35 metros y un apoyo intermedio, y con micropilotes de 20 metros de profundidad asegurará el paso por el terreno afectado por los hundimientos de tierra por las intensas precipitaciones durante la primavera del 2018. El coste de la ejecución de esta infraestructura estaba planteado en 4.5 millones de euros, que se suman a los 1.2 millones que se invirtieron en un paso provisional para reabrir al tráfico la vía.

Comentarios