ganaderia

Ganaderos españoles y franceses del Pirineo se unen para defenderse de los ataques del oso

reunion ganaderos para defenderse del oso
Reunión en jaca de los ganaderos para defenderse de los ataques del oso

Una veintena de ganaderos de ovino extensivo de Francia, Navarra y Aragón se reunieron en Jaca preocupados por la situación generada tras la suelta, unilateral , de dos osas en territorio francés el pasado mes de octubre. Los ganaderos acordaron constituir una Asociación transfronteriza a corto plazo para trabajar conjuntamente en los objetivos expuestos, tras dar a conocer la iniciativa a ganaderos de otros territorios.

El encuentro estuvo marcado por los tres ataques que ya se han producido por parte de una de esas osas en el Valle de Roncal y por su probable presencia en territorio aragonés, concretamente en el municipio de Ansó.

La introducción de dos osas preñadas eslovenas les lleva a pensar que dentro de 10-15 años habrá una importante presencia de osos en el Pirineo Occidental, similar a la actual en el Pirineo Central, que hará imposible el desarrollo de la actividad ganadera extensiva, ya que se está demostrando que estos animales introducidos tienen un comportamiento mucho más agresivo que los autóctonos.

Igualmente lamentaron el papel de la Administración, que solo sabe actuar a posteriori y con nulo respeto a los intereses de los ganaderos, a los que ni tan siquiera se informa de las situaciones de riesgo para sus rebaños y a quienes habitualmente cuestiona, cuando no les miente.

Además, se consideró que la situación se agrava en Aragón por la falta de medios económicos, propuestas y capacidad de gestión que ha demostrado la Administración. Los ganaderos también trataron las trabas y problemas que se encuentran día a día, como limitaciones en la construcción y mejora de alojamientos ganaderos y de infraestructuras como accesos y refugios (muchas veces por las restricciones en Espacios Naturales), la alarmante presencia de perros sueltos en las zonas de pastoreo, la falta de respeto de los visitantes por el ganado, cierres, refugios,…, problemas con el uso de los perros de protección de los rebaños,….

Esta situación a juicio de los ganaderos pone en grave riesgo el pastoreo en el Pirineo, principalmente con ganado ovino, así como el modo de vida tradicional, sus tradiciones, sus producciones y sus razas autóctonas. También consideran que se verán afectados los ecosistemas pirenaicos tal y como los conocemos, ya que la disminución del pastoreo conllevará un cambio drástico en el paisaje y en la biodiversidad.



Comentarios