CASTEJÓN DE SOS

‘Ha habido días complicados en la residencia pero ya nos sentimos más respaldados’

El alcalde ha agradecido la coordinación con Salud Pública y el IASS y el comportamiento ejemplar de sus vecinos

Castejón de Sos. Residencia
Residencia de mayores de Castejón de Sos

En los últimos días, tres usuarios de la residencia de Castejón de Sos han sido derivados al hospital de Barbastro, y a la residencia de Yéqueda por presentar síntomas, en uno de los casos más graves, de padecer coronavirus. El alcalde de la localidad, José Manuel Abad, no puede ocultar su preocupación aunque los momentos tensos y complicados que se han vivido, dudando si habría personal suficiente para atender a los usuarios, se han relajado un poco al aumentar la coordinación con Salud Pública y el IASS.

José Manuel Abad, alcalde de Castejón de Sos 

El alcalde explicaba que los primeros días, desde que entrara en vigor el Real Decreto, fueron un caos porque no se sabía cómo organizar, en la residencia, el volumen de medidas y recomendaciones que se emitían para las residencias de mayores.

La situación ha mejorado al mismo tiempo que lo ha hecho la coordinación con las administraciones competentes. Ahora el reporte de novedades se hace, explica el edil, cada hora o cada dos horas, hay más material para poder trabajar, el ejército, realizó, este lunes, labores de desinfección en la residencia y el centro de salud, y a todos los trabajadores de la residencia se les han realizado test del COVID.

Tras un dramático fin de semana, decía Abad, ahora hay refuerzos con personal de servicios sociales de la Comarca y también el IASS ha puesto a disposición del Ayuntamiento trabajadores por si fueran necesarios para atender a los aproximadamente 25 usuarios de la residencia.

José Manuel Abad, alcalde de Castejón de sos

El alcalde agradecía a sus vecinos que respeten el confinamiento como lo están haciendo y también la buena voluntad a quienes sean presentado como voluntarios para echar una mano en la residencia o al grupo de músicos que, cada noche, a las 22h, salen a las ventanas y balcones a tocar el Ball Pla ‘que se escucha de una punta a otra del pueblo y que pone la piel de gallina’ dice Abad.

Comentarios