población

Huesca aumentó 240 habitantes entre 2017 y 2018

Junto a la capital oscense, aumentaron su población Barbastro, Binéfar o Sariñena, y perdieron Fraga, Jaca, Monzón o Sabiñánigo

Vista aérea de Huesca
Vista aérea de Huesca


La estadística del padrón continuo, publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística, pone de manifiesto la situación ya definitiva en cuanto a población en las distintas localidades de la provincia de Huesca, a fecha 1 de enero de 2018. De las siete localidades más pobladas, habían crecido con respecto al año anterior Huesca, Barbastro y Binéfar, mientras que las otras cuatro, Fraga, Jaca, Monzón y Sabiñánigo, habían descendido en las cifras de su padrón.

Concretamente, Huesca contaba a 1 de enero del pasado año con 52.463 habitantes, eran 240 más que el año anterior, cuando tenía 52.223.

Monzón continuaba siendo la segunda población de la provincia con 17.061 habitantes; eran 105 menos que en 2017, cuando se contabilizaban 17.166. Le sigue Barbastro, con 16.944, es decir, 37 más que en 2017, que tenía 16.907. La cuarta ciudad de la provincia es Fraga con 14.979. Había perdido 45 habitantes de los 15.024 del año anterior. Jaca tenía 12.813 vecinos, después de haber perdido 76, de los 12.889 que tenía en 2017. Binéfar aumentó 44 habitantes, pasando de 9.391 a 9.435. Y en séptimo lugar se sitúa Sabiñánigo, con 9.245 habitantes, 9 menos que el año anterior (9.254).

A mucha más distancia les siguen otras localidades de la provincia, que tuvieron diferente suerte. Así, Sariñena aumentó en 13 vecinos en un año y se situaba en 4.168 habitantes el 1 de enero de 2018. Tamarite también había crecido en 21 vecinos más, quedando la cifra final en 3.528. Graus, por el contrario, había perdido 29 habitantes, y se situaba en 3.305 vecinos. También Almudévar había perdido, en este caso 50 personas, quedando la cifra en 2.394. Finalmente, Aínsa creció en 23 personas, y tenía 2.151 habitantes.

Comentarios