salud pública

Huesca, entre las provincias con menos incidencia de toda España en la última semana

El Alto Aragón se sitúa la cuarta por encima de Cantabria, Lugo y Baleares como las provincias con menos incidencia en los últimos siete días

Incidencia de la provincia de Huesca en los últimos siete días, a fecha de 3 de febrero
Incidencia de la provincia de Huesca en los últimos siete días, a fecha de 3 de febrero

Huesca ha pasado de ser la provincia con más incidencia acumulada el pasado verano a estar entre las que menos en estos momentos. Con casi 116 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, el Alto Aragón se sitúa solo por delante de Baleares, Lugo y Cantabria. Esta última es la provincia con menos incidencia, 84 casos por cada 100.000 habitantes en la última semana.

Además, según los datos que ofrece el Portal de Transparencia sobre la incidencia en municipios de más de 10.000 habitantes, Jaca es en estos momentos la localidad con una incidencia menor, con 38 casos. Le sigue la ciudad de Huesca, con 112 positivos por cada 100.000 habitantes. Monzón y Fraga se sitúan en torno a los 150 casos y Barbastro es la localidad con mayor incidencia en estos momentos de la provincia, con 259 casos por cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, la situación ha sido muy diferente durante los meses anteriores. Entre la última semana de octubre y la primera de noviembre, fechas en las que se registró el mayor pico de contagios en la provincia, localidades como Barbastro, Monzón, Jaca o Fraga llegaron a rebasar los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. Entonces, Jaca fue la que más incidencia registró, hasta 1.700 casos por cada 100.000 habitantes. La capital oscense, en cambio, nunca ha llegado a superar la incidencia del millar de casos. Su pico máximo se registra el 31 de octubre, con 831 positivos por cada 100.000 habitantes.

De estas cinco localidades, la única que ha sufrido dos picos de contagios que han superado los 1.000 casos, uno en julio y otro en octubre, ha sido Fraga, territorio junto a toda la zona oriental donde comenzó a propagarse la segunda ola de contagios en Aragón a principios de verano.