educACIÓN

HUSTE lamenta el recorte de plazas de profesorado en el inicio del nuevo curso escolar

El sindicato insiste en que "la Administración sigue sin tener en cuenta al profesorado", hablando de "inacción total" ante las dificultades

Imágenes de la vuelta al cole
Los alumnos haciendo colas antes de incorporarse a las aulas / Educación

Con el regreso del curso escolar, el sindicato HUSTE continúa reclamando a la Administración un mejor trato del profesorado. Y es que consideran que "la inacción es la tónica habitual" una vez valorado el inicio de la nueva campaña y destacado que se han ofertado 300 plazas menos que en los últimos cinco cursos.

A ello suman que las medidas de seguridad ofrecidas por las instituciones son "insuficientes y en las que, actualmente, hay un claro recorte de profesorado". Todo esto con la campaña de vacunación de menores en marcha, reflejando que "la Administración, antepone los intereses económicos a la salud de sus trabajadores".

Además, critican que este tipo de responsabilidades "no hacen más que aumentar nuestra carga de trabajo", tras un curso "muy complicado" y el próximo “muy similar". No lo olvidan, ya que recuerdan que "la Administración se comprometió en Mesa Sectorial a fijar un calendario de negociación para tratar el tema". Las movilizaciones seguirán siendo una realidad pues "sigue siendo un objetivo prioritario para HUSTE".

El mayor recorte de plazas se ha producido en el Cuerpo de Maestros/as, "en el que no ha habido procesos selectivos", reflejan en su último comunicado a la vez que consideran de "intolerable" la labor realizada por la Administración. Aunque se lleven a cabo las contrataciones, "van a llegar con el curso empezado y los horarios ya elaborados, con el desajuste que ello supone para los centros educativos".

Y es que al igual que destacan que "un importante número de plazas aparecen perfiladas", también han querido remarcar la modificación del requisito de las plazas bilingües "sin previo aviso", pasando de un B2 a un nivel C1. Algo que consideran que ha conllevado un grave problema para el profesorado que, de un día para otro, han visto cómo el título que tenían ya no les servía para aspirar a la plaza que habían cubierto con anterioridad, quedando muchas de ellas desiertas.