presupuestos

Jaca aprueba un presupuesto de 23 millones de euros

Entre los 3,8 millones de inversión destacan 620.000 para peatonalizar calles y cerca de 400.000 para un “plan de choque” de renovación de aceras

Ayuntamiento de Jaca en pleno
Pleno municipal en el Ayuntamiento de Jaca

El pleno del Ayuntamiento de Jaca ha aprobado sus presupuestos para el año 2019. El documento asciende a 23.041.000 euros, 1’1 millón de euros superior al de 2018. Se aprobaba en pleno extraordinario sin sorpresas y con los votos a favor del equipo de gobierno socialista, el concejal de Aragón Sí Puede y los dos votos de CHA, cambiando así de compañero de viaje. El PAR este año votaba en contra, al igual que el PP. Cambiar Jaca se abstenía.

Entre las inversiones destacan la peatonalización de la calle Bellido (223.426 euros) y la de la calle Ferrenal (395.000 euros). Una de las exigencias de CHA para apoyar el documento era realizar un “plan de choque” de arreglo de aceras por lo que se han aumentado las cuantías destinadas a ello hasta los 390.000 euros (entre ellas un lado de la avenida Rapitán).

La inversión mayor se destinaría a la construcción de un edificio de viviendas sociales en el Llano de la Victoria (513.000 euros), pero dependerá de que el consistorio consiga vender dos parcelas municipales y el Gobierno de Aragón acepte colaborar en su construcción. El consistorio ya ha solicitado su participación. Ha sido otra de las exigencias de CHA, además de eliminar la partida para comprar dos inmuebles de la futura plaza Mayor y la del elevador de la avenida Perimetral.
Continuando con las inversiones de mayor cuantía hay 178.000 euros para la balsa de agua en Osia, 115.000 para el proyecto Jacob@cces en la casa Don Valero y se arreglarán las escaleras de acceso al complejo termal con 156.000 euros.

En cuantías más pequeñas se destinarán 12.000 a reformas en la estación de autobuses y 40.000 para poner en marcha la ventanilla única para trámites municipales.

La partida de inversiones asciende a 3.795.000 euros. Parte de ellas, más de 300.000 corresponden a las propuestas que fueron aprobadas en los presupuestos participativos y entre las que se encuentran mejoras en la iluminación de los porches de la catedral y los glacis de la Ciudadela, el arreglo del camino a Iguácel o la creación de una playa fluvial en el merendero del cruce de Asieso.

Un presupuesto “poco ambicioso” para la oposición
Este es el último presupuesto de la legislatura y se deberá ejecutar por dos equipos de gobierno diferentes.  Este año la negociación se ha centrado con Chunta Aragonesista. Su portavoz, Javier Blasco señalaba que en esta ocasión habían sido atendidas sus propuestas, como la peatonalización de la calle Ferrenal, o inversiones en instalación de energías renovables, para lo que hay unos 155.000 euros entre inversiones y proyectos. Para ello pide la colocación de placas solares en la pista de hielo y hacer algo similar en otros inmuebles como el de la Casa de la Cultura, con el cambio de techumbre y ventanas para mejorar la eficiencia energética.

Desde el PSOE, Olvido Moratinos, presidenta de la comisión de hacienda, destacaba que estos presupuestos salen de la negociación y “atienden las necesidades de los ciudadanos”. Aumenta el presupuesto y continúa disminuyendo el endeudamiento municipal.

El PP votaba en contra “de unos presupuestos sin partidas de futuro”. El concejal Daniel Ventura hablaba de inversiones sin calado y de una nueva “oportunidad perdida” de bajar los impuestos. Swe mostraba preocupado por el “bajo nivel de ejecución” en las inversiones de los últimos presupuestos y vaticinaba una línea similar para los de 2019.

En la misma línea se pronunciaba Fran Aísa del PAR, que lamentaba que su proyecto para construir un elevador en la avenida Perimetral se haya quedado sin presupuesto. Tiene 407.000 euros en el documento de 2019 pero todos ligados a una posible subvención europea.

Aragón Sí Puede votaba a favor de unos presupuestos que, decía Domingo Poveda, coinciden en muchos puntos con sus preferencias.

Hosman Florez de Cambiar Jaca se abstenía y se centraba en criticar cambios en subvenciones como la reducción de 40.000 a 20.000 euros a los comedores sociales. La razón es que no se gastó todo lo presupuestado este año. La explicación que da el equipo de gobierno es que las necesidades llegaban en su mayoría cubiertas de las subvenciones que dan otras administraciones como la Comarca.

Comentarios