CARRETERAS

Jaca Sin Perder el Norte continúa su proceso judicial contra la variante de Jaca

Piden “justicia” con los vecinos del norte y aseguran que recurrirán a Europa si su último recurso no prospera

RP Jaca sin Perder el Norte con abogado
Rueda de prensa convocada por la Asociación, con Federico Fillat y Margarita Langa como miembros y el abogado Jaime Doreste (centro)

La Asociación Jaca Sin Perder el Norte continúa su lucha judicial para intentar que no se construya la variante que uniría la A-21 y la A-23 por el norte de la ciudad de Jaca. A pesar de que no se admitiera su primer recurso, continúan con otro recurso contencioso-administrativo que pide la pérdida de validez de la Declaración de Impacto Ambiental de los tramos no ejecutados de estas autovías. Jaime Doreste, de Magerit Abogados, representa a esta asociación en el proceso judicial y considera que una DIA de 2001 no puede ser válida “porque las circunstancias han cambiado”. Señala cambios en los espacios protegidos, especies en peligro de extinción, el crecimiento urbano en la zona y que ya no exista el proyecto de autovía hacia Francia por Canfranc, como ejemplos de que esta variante “ya no tiene sentido”.

Según sus cálculos, la sentencia a este recurso debería estar lista en torno al próximo verano. De ser negativa a su postura no descartan llegar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, explica el abogado de la Asociación.

Mientras el proceso judicial continúa, el ayuntamiento ha mostrado su preocupación por el retraso de unas obras cuyo proyecto ya fue aprobado definitivamente en el año 2015. Desde entonces no ha habido consignación presupuestaria y tampoco aparece en la previsión de los Presupuestos Generales del Estado de 2022.Considera el alcalde de la ciudad que mientras avancen el resto de tramos y no haya variante, el tráfico de camiones y mercancías peligrosas aumentará por el centro de la ciudad, un asunto que esgrime al reivindicar la variante por el norte de la ciudad.

La asociación Jaca Sin Perder el Norte no está de acuerdo con esta postura. Su presidenta, Margarita Langa, cree que “la avenida Perimetral no es el centro de la ciudad”, y que también hay viviendas y colegios en el norte, donde se pretende construir la variante. “No queremos perjudicar al sur, pero tampoco que se traslade el problema al norte”, argumenta, pidiendo “justicia, empatía y honestidad”.