juicio de los bienes

Joaquín Guerrero: "Nadie ha dicho en sede judicial que haya visto un contrato de compraventa"

Los letrados aragoneses destacan las sentencias que certifican su propiedad y Cataluña dice "empezamos de cero". El juicio queda visto para sentencia

Joaquín Guerrero después del juicio
El letrado del obispado de Barbastro Monzón, Joaquín Guerrero, comparece antes los medios a la salida del juicio por los bienes.

El juicio de la demanda civil por los 111 bienes de arte sacro de las parroquias aragonesas ha quedado visto para sentencia. Después de dos días de juicio en el juzgado número 1 de Barbastro, más de quince horas de comparecencias de testigos y peritos y 25.500 folios de documentación, el juez Carlos Lobón deberá dictar sentencia. El Consorcio del Museo de Lérida ha solicitado que se desestime la demanda y que las parroquias abonen las costas de los gastos generados por la conservación, mantenimiento y restauración de las obras, así como la propiedad del Obispado de Lérida de 83 de las piezas en litigio. Los letrados del Obispado de Barbastro- Monzón y el Gobierno de Aragón han solicitado, por contra, que se ejecute la sentencia de manera provisional y que la parte demandada asuma las costas del juicio, al considerar que el Consorcio actuó "de mala fe" tras el intento de la Generalitat de suspender el proceso.

Las apasionadas y técnicas conclusiones de las partes en este juicio por las 111 piezas de arte sacro ponían fin a este pleito. El letrado de la diócesis de Barbastro- Monzón, Joaquín Guerrero, recuperaba en sus conclusiones las sentencias que hasta ahora han certificado la propiedad de las parroquias aragonesas de los bienes, que se encuentran en depósito en el Museo de Lérida. Y ha recordado que "nadie, ninguno de los peritos, en sede judicial, ha reconocido haber visto algún documento de compraventa de las piezas".

CORTE GUERRERO

Además, reiteraba que los peritos y comparecientes de la parte catalana han respondido “no” a sus múltiples preguntas sobre si habían visto “algún contrato de compraventa, licencia de algún superior para autorizar la venta”. “Nos han dicho ‘no las hemos visto’. Nos han hablado de las intenciones, las analogías, las hipótesis… algo “muy respetable”, ha dicho Guerrero, pero “no vinculante jurídicamente”.

El letrado del Gobierno de Aragón, Alberto Gimeno, ha solicitado que la parte demandada asuma las costas del juicio al considerar que el Consorcio del Museo de Lérida ha actuado  “de mala fe” ya que la Generalitat, que preside dicho Consorcio, solicitó “suspender el juicio” al alegar que se había enterado hace diez días de este proceso judicial. Y ponía en evidencia que "el obispo de Lérida sigue reconociendo la propiedad de las parroquias aragonesas". "El obispo Giménez no dijo ser propietario de 83 bienes, ¿cómo su representación procesal lo defiende?", incidía Gimeno.

CORTE GIMENO

Documentación juicio 111 bienes
Más de 25.500 folios conforman la documentación presentada por ambas partes en el litigio del arte sacro.

Desde la parte catalana, José Luis Gómez, letrado del Obispado de Lérida, incidía en la posición que defendía el obispo Salvador Giménez en su declaración: este es un procedimiento civil, distinto, independiente de todas las sentencias eclesiásticas anteriores. "¿Cómo va a regir aquí el derecho canónico? Según los cánones, aquí solo rige el derecho civil español", señalaba.

CORTE JOSE LUIS GOMEZ

En la misma línea, Jordi Vives, abogado del Consorcio del Museo de Lérida, destacaba que "en ningún caso" se puede basar una sentencia civil en resoluciones eclesiásticas. "Este es el primer procedimiento civil sobre la propiedad. Si estuviera ya juzgado, sería causa juzgada", subrayaba Vives.

A la salida de los juzgados, los cuatro letrados han atendido a los medios de comunicación para hacer una valoración final de estos dos días de juicio. Joaquín Guerrero, abogado de la diócesis de Barbastro Monzón, expresaba que "nosotros mantenemos que las sentencias de la iglesia tienen valor en España", e insistía en que "no hay ningún documento de compraventa, que eso no lo contradicen, pero dan otras argumentaciones que tendrá que valorar el juez". Alberto Gimeno, letrado del Gobierno de Aragón, manifestaba que "ha quedado más acreditado que por la parte contraria no hay ningún título que acredite ni las compras, ni las permutas a las que hacen referencia". Y señalaba que este caso es "muy asumible al de Villanueva de Sijena, en cuanto, que no deja de ser un depósito de piezas en el Museo de Lérida que no están acreditadas en modo alguno".

Desde la representación de la parte demandada, José Luis Gómez, letrado del obispado de Lérida, señalaba que "nuestra principal alegación es que el obispo de Lleida no retiene las obras. Creo que ha quedado muy claro que quien no entrega las obras no es el obispo de Lleida. Y que además reivindica su propiedad, como bien dijo él, en base al derecho civil. Ya no estamos en el derecho eclesiástico, estamos en el derecho civil y se tiene que aplicar el código civil". Por último, el abogado Jordi Vives, representante del Consorcio del Museo de Lérida, afirmaba que se han aportado "argumentos sólidos, robustos y pruebas igual de sólidas y robustas. 4.000 folios en los que pieza a pieza se ha hecho el esfuerzo de argumentar cuál es el origen de las piezas y cuáles son las razones de la propiedad del obispado de Lleida de estas piezas".

Comentarios