economia

La Cámara insta a seguir dialogando para alcanzar una fórmula que permita la apertura de la estación de Candanchú

El Valle del Aragón no puede permitirse el cierre de la estación de esquí de Candanchú

Preciosas imágenes de Candanchú estrenando la primavera
Imagen de la zona de Candanchú

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de la provincia de Huesca está siguiendo con lógica preocupación las informaciones referidas al anuncio de la empresa gestora de la estación invernal de Candanchú de no abrir las instalaciones el próximo invierno, con el consiguiente impacto negativo para la economía del Valle del Aragón. La Cámara desea que se pueda encontrar una salida lo más pronto posible, con el fin de que puedan ponerse en marcha los necesarios trabajos de mantenimiento, por lo que anima a las partes a seguir dialogando para llegar a un acuerdo favorable a todos.
El Comité Ejecutivo de la Cámara ha analizado recientemente la situación. La entidad cameral entiende que algunos de los motivos que esgrime la empresa -no incurrir en nuevas pérdidas que comprometan el futuro a medio plazo de la estación y la incertidumbre por la pandemia para el desarrollo de la actividad empresarial, - son razones de peso que sostienen su decisión. Pero también considera la Cámara que lo que inicialmente es un loable ejercicio de prudencia conlleva un perjuicio socioeconómico para el territorio de una magnitud tal que debe empujar a todos los implicados -empresa, instituciones públicas, agentes sociales y económicos…- a encontrar una salida a esta situación.
En este sentido, es digna de encomio la buena disposición mostrada por todas las partes involucradas en la búsqueda de una solución viable y que no necesariamente implique comprometer los recursos económicos de las administraciones públicas o la asunción por parte de éstas de la responsabilidad total sobre el devenir de la estación. Esta actitud positiva debe hacer posible encontrar con rapidez una fórmula jurídicamente factible de colaboración y apoyo a la gestión de las instalaciones.
El turismo de nieve es un sector estratégico para Aragón, constituyendo un auténtico motor económico cuyo freno supone pérdida de empleos, de actividad económica y de riqueza; y, por consiguiente, pérdida de equilibrio territorial y de población. El Valle del Aragón no puede permitirse el cierre de la estación de esquí de Candanchú, para seguir ofreciendo junto a la estación de Astún, cuyo esfuerzo el año pasado para abrir sus instalaciones es digno de reconocimiento, una oferta a la altura de los niveles de calidad y exigencia a que están habituados los visitantes de esta zona del Pirineo altoaragonés.