La campana de Erés vuelve a casa tras la sentencia sobre Biscarrués

El símbolo que ha acompañado la lucha contra el pantano ha recorrido este sábado todos los pueblos de la Galliguera

Campana de Erés
La campana de Erés volvía hoy a la iglesia del pueblo.

La campana de Erés, tras treinta años de conflictos, ha vuelto a ser colocada este sábado en la Iglesia de San Jorge, tras visitar Murillo de Gállego, Agüero, Riglos, Concilio, Ayerbe y Biscarrués.

La Coordinadora Biscarués Mallos de Riglos ha recorrido los pueblos de la Galliguera en una celebración, marcada por el estado de alarma. Una pequeña comitiva, acompañada de la campana de Erés, hacía una representación en cada localidad con telas azules, homenajeando al río Gállego, que culminaba con la lectura de un manifiesto.

El contenido del manifiesto:

"La campana de Erés vuelve hoy a su pueblo, del que nunca debió salir. La batalla ha sido dura, pero la recompensa ha merecido la pena. Durante todos estos años, con el apoyo de toda la Galliguera y de gentes de muchos otros lugares, hemos demostrado que no estábamos locos, que la nuestra era una lucha justa y necesaria.

Hoy es un día para recordar a todos los que empezaron en años muy difíciles, y a los que seguirán siempre en nuestros corazones. También para mirar al futuro, por fin sin la amenaza de un pantano injusto, innecesario y por fin descartado definitivamente.

La naturaleza, el desarrollo sostenible y el futuro son los auténticos vencedores de una lucha que jamás debió comenzar, pero que ha terminado de la mejor manera posible.

Gracias, gracias y más gracias a todos los que habéis hecho posible llegar hasta aquí. Remontemos con toda la fuerza posible para pasar estos días difíciles y poder volver a disfrutar de nuestro río, de nuestro nuestra cultura y de nuestros pueblos.
Viva el río Gállego, ahora y siempre, y viva la Galliguera". 

Comentarios