encuentros científicos

La “cardiología computacional” se estudia estos días en Canfranc

Expertos de Europa y Estados Unidos están reunidos en Canfranc para hablar de la cardiología computacional. A través de imágenes de ordenador los médicos pueden diagnosticar los pasos a seguir en una dolencia cardiaca, después de un ataque o un soplo. Es el campo que se denomina de la “cardiología computacional”, donde los ordenadores son equipados con nuestro conocimiento de la fisiología humana y las enfermedades, y con herramientas de análisis de datos con una potencia nunca antes imaginada.
Pablo Lamata investigador aragonés que en la actualidad está trabajando en londrés, nos hablaba de los posibles avances en el sector y aplicaciones prácticas en materia de cardiología, que ayudan a tomar las decisiones.

Como parte del programa del proyecto, del 4 al 6 de marzo se reúne en Canfranc el consorcio formado por 10 beneficiarios y 9 instituciones asociadas distribuidos por Europa y EEUU. El grupo de trabajo que se reúne estos días discutirá los últimos avances en la personalización de los modelos computacionales en el campo cardiovascular, y aprovechará esta oportunidad para reunirse con el personal del Laboratorio Subterráneo de Canfranc.

Esta área de investigación está en su infancia, y por ello desde la Unión Europea se han destinado 4 millones de euros para formar a una cohorte de 15 investigadores que lideren la construcción de este futuro de la “cardiología computacional”.
El proyecto en cuestión se llama “Personalised In-silico Cardiology”, y está liderado desde el King´s College London, por un investigador de la cantera aragonesa, Pablo Lamata, y donde también trabajan investigadores de la Universidad de Zaragoza.

Comentarios