salud pública

La covid-19 concede una tregua en la residencia Riosol

Sólo 8 residentes de los 133 de la residencia están libres de la covid-19 con PCR negativa

Residencia Riosol / Monzón
Residencia Riosol / Monzón

Tras muchos días sumando positivos entre los trabajadores y los internos de la residencia Riosol hasta sumar 116 residentes con PCR positiva confirmada (32 el primer día, 79 el segundo y 5 el tercero) y 19 trabajadores, la pasada noche ha sido de una cierta normalidad sin nuevos casos, produciéndose una especie de tregua, a la espera del resultado de las pruebas PCR que se están practicando al entorno de los trabajadores.

En estos momentos de los 133 residentes, 8 han dado negativo y 9 no está clara la PCR, por lo que se la han repetido. Los negativos ya se encuentran aislados sin contacto con el resto.

Desde que el pasado miércoles se confirmara el primer positivo, el Ayuntamiento de Monzón empezaba la lucha con los protocolos covid-19, sin esperar a las pruebas PCR y , por tanto, desde el viernes se medicalizaba a la espera de los resultados, como explicaba el concejal responsable de la Riosol, Salvador Sarrado.

sarrado medicalizado

Salvador Sarrado, concejal de Riosol

Al final, los datos reportados en las últimas 24 horas ofrecen 13 positivos en Monzón Urbana y 0 en Monzón Rural. Desde hace unos días a los residentes ya se les trata con antibióticos, aunque en su mayoría son asintomáticos por lo que se espera poco a poco puedan volver a sus rutinas.

La residencia se desinfectaba en primer lugar por una empresa de limpieza y , posteriormente, por la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ayudaba a realizar itinerarios y dividirla por sectores para hacerla más segura contra el virus y permitir salir de las habitaciones a los residentes.

Los internos ya es encuentran aislados y algunos de ellos se han trasladado fuera de la residencia para garantizar su tratamiento y cuarentena. Hasta el momento, se ha contabilizado una muerte en la residencia por la covid-19.

Como explica un familiar de una de las trabajadoras en las redes sociales, “los que han dado negativo siguen trabajando al pie del cañón aumentando no poco su jornada laboral para cubrir bajas por la covid-19 en espera que sus compañeras se recuperen pronto y de que ellas mismas no caigan.” Según añade “ Hay incertidumbre, un poco de tensión y también miedo, muchas medidas de seguridad en el trabajo, afecciones personales y familiares y mucha, muchísima profesionalidad por seguir prestando, dentro de la tremenda dificultad de esta pandemia, el mejor servicio posibles a quienes son más vulnerables.”

El origen de la entrada en la residencia no está claro ya que se apunta a un residente que había estado en el hospital de Barbastro que daba positivo, de alguna cuidadora, pero lo que está claro, según los expertos, que para alcanzar esta magnitud han sido muchos los microbrotes que se han producido en el tiempo los que han extendido el virus por la residencia, ya que el inicio coincidía con un incremento en el número de casos en Monzón.

Ahora se sigue trabajando por recuperar la normalidad cuánto antes y esperando que las afecciones finales sean las menos posibles.

Jornadas muy largas las que se han vivido a las puertas de la residencia por familiares preocupados por la salud de los residentes, que han hecho mella en todos los que una u otra manera están viviendo en primera persona la situación.

Comentarios