iglesia 

La Diócesis Barbastro-Monzón apuesta por parroquias más sostenibles económicamente

Se presentaban las cuentas de 2020 con un incremento de 200.000 euros en la partida de ingresos

Día de la Iglesia
Presentación del Día de la Iglesia Diocesana 2021.

El próximo 7 de noviembre se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, que en este 2021 repite lema para recordarnos lo fundamental: que “Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”. Precisamente desde la diócesis se apuesta por conseguir parroquias mucho más sostenibles con sus cuentas internas, "como ocurre en las familias", una prueba piloto que ya se ha iniciado en algunas localidades de la Comarca del Bajo Cinca y que podría extenderse por el resto del territorio de la diócesis. 

En la presentación de las cifras diocesanas del año 2020, de las que el 38% se destinan al área de Caridad, el prelado hacía un llamamiento a la corresponsabilidad y a la primacía del proyecto común, del equipo y la transparencia.

A ello apunta, añadía, la reestructuración diocesana emprendida, cuyo objetivo final no es otro que intentar ofrecer a cada uno de los hijos de este Alto Aragón oriental un adecuado y digno servicio pastoral, tanto humano como espiritual. “Nosotros simplemente hacemos de canal de transmisión para que llegue a los más desheredados, a proyectos culturales… Nos sentimos corresponsables con el Alto Aragón y por eso no queremos estar solo en las sacristías sino también en las plazas, aportando”, ha añadido don Ángel.

En este sentido, el ecónomo diocesano, José Huerva, subrayaba la necesidad de conseguir que las parroquias sean, al tiempo, sostenibles y solidarias. Para ello, se está realizando un programa de reuniones del equipo de Economía y el de Comunicación con los consejos económicos de las parroquias, comenzando por el arciprestazgo del Bajo Cinca. “Parroquia por parroquia, con los seglares, hablamos de la necesidad de trabajar el sostenimiento, de cubrir los gastos y de tener un remanente”, ha señalado. Eso permite afrontar imprevistos y, sobre todo, ser solidario con parroquias pequeñas en núcleos muy poco poblados.

CUENTAS DIOCESANAS

En 2020, para materializar su labor pastoral, caritativa, educativa, etc., la Diócesis de Barbastro-Monzón gestionó un presupuesto de 4.261.114,73 euros, de los que 1.413.500 proceden del Fondo Común Interdiocesano (asignación tributaria) y 1.326.367,53, de las aportaciones de los fieles. Esta, los donativos, es una de las maneras de contribuir con la parroquia, pero no la única.

Cabe destacar que en el ejercicio 2020 se ha añadido al patrimonio del obispado los valores de inventario. Este incremento del activo provoca el incremento de las amortizaciones netas que pasan a 554.567,64 euros, con lo que sale una necesidad de financiación de 352.784,38 euros.

De no aparecer reflejadas en contabilidad, este ejercicio 2020 arrojaría un resultado positivo de 201.783,26 euros. También hay que indicar que este año no están incluidas las cuentas de Cáritas diocesana ni de Manos Unidas que venían incluyéndose todos los años.