santa maría de iguacel

La Diócesis de Jaca lleva a los tribunales al Gobierno de Aragón por la propiedad de Santa María de Iguácel

Tampoco autoriza a la asociación Sancho Ramírez la apertura del templo 

Santa María de Iguácel
Santa María de Iguácel

La Diócesis de Jaca ha denunciado ante los tribunales al Gobierno de Aragón, a través de un contencioso administrativo, por la propiedad de la iglesia de Santa Maria de Iguácel. El Gobierno de Aragón  el pasado mes de diciembre inscribió a su nombre la propiedad de la iglesia de Santa María de Iguácel. La Diócesis de Jaca señala que desde el siglo XII este monumento es de su propiedad, y considera una injerencia fuera de lugar la inscripción que ha realizado la comunidad autónoma.

El templo es Bien de Interés Cultural. Su construcción se fija a mediados del siglo XI, y se encuentra en el valle de la Garcipollera, dentro de la comarca de la Jacetania . Es una de las iglesias románicas más importantes de la provincia de Huesca.

Su importancia radica en que fue una de las primeras iglesias de Aragón con cabecera semicircular, tipología ésta que se extenderá por toda la Jacetania. Contiene además importantes obras pictóricas y escultóricas. Fue construida en varias fases y tuvo distintos propietarios.

La planta primitiva de esta iglesia estaba formada por una nave rectangular con cabecera semicircular precedida por un pequeño presbiterio que se construyó en sillarejo regular. La cabecera se cubre con bóveda de horno y en origen presentaba tres vanos que se cerraron para decorar el muro con pinturas.

En la fachada Sur presenta tres ventanas con arcos dobles de medio punto y una puerta que se abre a la nave. En la fachada occidental se localiza otra puerta construida en una segunda fase. La portada principal se abre en los pies de la iglesia. Se enmarca por cinco arquivoltas, una de ellas decorada con el ajedrezado característico del arte jaqués. En una segunda fase de construcción se añade una torre.

Recientemente el Gobierno de Aragón aprobó una partida de 50.000 euros para realizar mejoras en el tejado y evitar las humedades que se están produciendo. Por otro lado todos los veranos la asociación Sancho Ramírez, con sus voluntarios, ha sido la encargada de abrirla al público y enseñarla a los visitantes que hasta allí se acercan. De momento este año debido a la actual situación entre la Diócesis y el Gobierno de Aragón, no va a realizar esta labor y la iglesia permanecerá cerrada.

Niega la apertura a la Asociación Sancho Ramírez 

Todos los veranos, desde hace 24 años la asociación Sancho Ramírez de Jaca , a través de sus voluntarios se encargaba de abrir y enseñar la Iglesia de Santa María de Iguacel, que es Bien de Interés cultural. Este año el Obispado de Jaca no les ha autorizado la realización de esta actividad.
En un escrito de su Junta directiva señalan que, el día 4 de junio se mandó una carta al Obispado, en los mismos términos que en años anteriores, solicitando autorización para abrir la Iglesia de Iguacel durante los días 9 de julio al 2 de septiembre y los días 8 y 9 de septiembre del actual verano.. Esta actividad se ha venido desarrollando con socios voluntarios desde hace 24 años, y la media de visitantes ha sido de unos 4.000 visitantes al año.

Manifiestan que a fecha de hoy no se ha recibido contestación del obispado, por lo que no se ha creído conveniente iniciar el mantenimiento, la apertura, y explicaciones de la Iglesia de Iguácel. Esta decisión ha venido motivada en primer lugar por la falta de autorización escrita del Obispado, y por la conversación mantenida en el mes de mayo con un miembro del Obispado que a dos socios informó verbalmente que no iba a autorizar la apertura de la Iglesia de Iguácel hasta que no se resolviese el contencioso-administrativo que tenían el Obispado y la Diputación General de Aragón sobre la propiedad de la citada Iglesia, ya que las dos instituciones dicen tenerla inscrita a su nombre.

Comentarios