La hostelería pide prudencia pero rechaza ser la responsable de los contagios

El colectivo pone en marcha una campaña para que la ciudadanía cumpla con las normas y pide ayudas para sobrevivir

bar terraza Jaca hostelería
Desde este lunes solo se podrá consumir en las terrazas

El sector de la hostelería de la provincia de Huesca ha lanzado una campaña publicitaria en la que pide responsabilidad y sensatez a los altoaragoneses para que los establecimientos puedan seguir abiertos.

En la campaña se pide el compromiso especialmente de los clientes para que bares, restaurantes y cafeterías no terminen cerrando por un empeoramientos de la pandemia.

Y es que este lunes todos los establecimientos solo podrán servir en las terrazas y con una ocupación de las mismas del 50%.

Muchos negocios ven en esta segunda ola una amenaza no solo para sus cuentas, sino también para su supervivencia, ya que los remanentes que tenían para imprevistos, hace tiempo que se los llevó la primera ola.

El lunes, no pocos bares y restaurantes no tienen claro si abrir porque las cuentras será muy difícil que salgan.

En general, tras la barra y en las cocinas quedarán los propietarios, en su mayoría autónomos. El resto de trabajadores se irán al ERTE.

Es el caso de bares de tapeo y vermú como el Mi Bar o el Roma. Los dos socios de este último local, Daniel y Sergio, se quedarán para servir a las pocas mesas que tienen en la calle, el resto de trabajadores se acogerán a un expediente de regulación temporal de empleo.

Ramón, uno de los dos hermanos que regentan el Mi Bar, intentará mantener abierto el establecimiento para dar un servicio que, entiende, es esencial para sus clientes.

En el Valle de Tena encontramos otro negocio, Casa Martón, ahora regentado por Sergio Sainz. Tras una inversión de un millón de euros en la remodelación del restaurante, ahora ve cómo las restricciones amenazan con hacer insostenible el negocio, mientras los créditos que ha tenido que pedir, apremian.

Muy críticos también se muestran con las medidas que restringen los aforos en la hostelería a partir de este lunes Josetxo Soto y Ramón Aso, los propietarios de uno de los mejores restaurantes de la provincia, el Callizo de Aínsa. Consideran injusto que se les haga responsables de los que está ocurriendo y que las medidas castiguen a un sector que solo ha hecho que dar un servicio seguro.